Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 21 de mayo de 2018

Llama de amor viva de san Juan de la Cruz

El poema "Llama de amor viva" fue compuesto (y comentado) por san Juan de la Cruz en Granada, entre 1582 y 1586. En él habla de la unión mística con Dios, en la que el Espíritu Santo es el principal agente. En el vídeo les propongo la versión del grupo mexicano "Jesed".



Las profundas cavernas de nuestro sentido (profundísimas, ya que tienen capacidad de infinito y no se sacian con menos que con Dios), que estaban oscuras y ciegas, se iluminan por la acción del Espíritu Santo y dan calor y luz en la unión con el Querido Jesús.

Muchas son las obras del Espíritu Santo en nosotros, sus dones preciosos, pero san Juan de la Cruz subraya que nos enamora delicadamente, nos limpia y purifica, y nos une íntimamente con Dios, permitiéndonos vivir de su misma vida.

Ya hablé de este poema y recogí la versión de Amancio Prada en esta entrada:

El Espíritu Santo en san Juan de la Cruz. Nadie como san Juan de la Cruz ha sabido cantar la obra del Espíritu Santo en el alma del creyente: es como el fuego que embiste un madero. Primero expulsa de él las humedades e impurezas y el madero parece gemir y se pone negro y feo. Pero, una vez que el fuego ha purificado el madero, lo transforma en llama luminosa. Así, el Espíritu Santo nos purifica de nuestros pecados y ensancha nuestras capacidades naturales y nos dispone para que vivamos por gracia la vida de Dios, para que seamos divinos por participación...

1 comentario: