Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 2 de enero de 2014

Jesús, mi única alegría


La última parte de la cantata 147 de Bach es una de las obras más famosas de la música clásica. A continuación pongo el texto en alemán y en español. Y más adelante pongo la interpretación más original y creativa de esta pieza que yo haya visto nunca. Una verdadera obra de arte bajo todos los aspectos.

Jesus bleibet meine Freude,
meines Herzens Trost und Saft,
Jesus wehret allem Leide,
er ist meines Lebens Kraft,
meiner Augen Lust und Sonne,
meiner Seele Schatz und Wonne;
darum lass' ich Jesum nicht
aus dem Herzen und Gesicht.

Jesús sigue siendo mi alegría,
consuelo y bálsamo de mi corazón,
Jesús me defiende de toda pena,
Él es la fuerza de mi vida,
el gozo y el sol de mis ojos,
el tesoro y la delicia de mi alma;
por eso quiero que Jesús
nunca esté fuera de mi corazón y de mi vista.


4 comentarios:

  1. Qué maravilla, es una delicia oír esta música al levantarse, me relaja para todo el día, y me acerca con alegría al Señor.Gracias Padre una vez más, Isabel

    ResponderEliminar
  2. SÍ.Jesús es mi única alegría. A veces,como la paloma del poeta Rafael Alberti,mi corazón
    se equivoca y va donde no debe y sólo hay vacío y decepción. Atrápame,Señor; sin TI,
    no soy nada.
    El blog de hoy ha sido un regalo para los sentidos. El segundo vídeo me ha encantado.
    Padre,aunque ahora no pueda conectarse,quiero repetir una vez más, mi deseo de
    que Cristo,por Quien se gasta y desgasta sea su gran regalo.

    ResponderEliminar
  3. Que Jesús siga siendo nuestra alegría, concédenos que en nuestro Corazón y boca, actos y vida den testimonio, sin temor ni hipocresía, de que Cristo es Dios y Salvador.
    Javier y Conchita

    ResponderEliminar
  4. P Eduardo le pido a Jesus que le de su fuerza para caminar por esa America tan querida por mi tio Ludovico el desde el cielo sea su compañero de viaje y que le de salud para proclamar la fe Cuidate Ana Maria

    ResponderEliminar