Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 22 de febrero de 2014

María, tú no eres así


Santa Teresa del Niño Jesús y de la santa Faz (de Lisieux † 1897) afirmaba que no le gustaban las vidas «imaginadas» de María. No necesitaba oír hablar de sus «privilegios» para amarla. A ella le basta con lo que dice el evangelio: que María es una mujer sencilla, modelo de fe y de servicio. Por eso insiste en que «es más madre que reina».

Teresa afirma: «no puedo alimentarme más que de la verdad». Por este motivo solo le interesa «la vida real de la Virgen María, no su vida supuesta», tal como recogieron sus hermanas en sus Últimas conversaciones: «Para que un sermón sobre la Santísima Virgen me atraiga y me haga bien, es preciso que yo entrevea su vida real, no su vida supuesta. Nos la muestran inabordable; sería necesario mostrarla imitable, destacar sus virtudes, decir que ella vivía de fe, como nosotros, dar pruebas de ello por el Evangelio, en el que leemos: “Ellos no comprendieron lo que Él les decía...”».

Más o menos de esas cosas habla esta canción compuesta en 1983 por el sacerdote Cesáreo Gabaraín (1996-1991). La letra de la canción dice así: "No me gusta, María, cómo te pintan: vestida de seda, encajes y perlas. Tú no eres así". Después del video copio toda  la letra de la canción.


1. No me gusta, María, cómo te pintan:
vestida de seda, encajes y perlas.
Tú no eres así, tú no eres así.
No me gusta, María, esa tu casa;
tapices, alfombras y un reclinatorio.
Tú no eres así, tú no eres así.
Tú eres pobre, tu casa era pobre,
pobre la aldea y pobre era José,
pobre tu hijo, Dios carpintero,
todo era pobre en Nazaret.


2. No me gusta, María, cómo te pintan:
así, de rodillas, y juntas las manos.
Tú no eres así, tú no eres así.
No me gusta, María, verte tan sola,
cerrados los ojos y el rostro pintado.
Tú no eres así, tú no eres así.

Tú eres pobre, tu casa era pobre,
pobre la aldea y pobre era José,
pobre tu hijo, Dios carpintero,
todo era pobre en Nazaret.


3. No me gusta, María, cómo te pintan:
vestida de dama del renacimiento.
Tú no eres así, tú no eres así.
Tú eres pobre, tu casa era pobre,
pobre la aldea y pobre era José,
pobre tu hijo, Dios carpintero,
todo era pobre en Nazaret.

5 comentarios:

  1. Padre Eduardo, hace ustèd muy bien en dedicarle esta entrada a Angel. Los que le conocemos, sabemos lo poco que le gustan las parafernarias y las cosas superpuestas.
    A mi tambien me gusta imaginarme a Maria, como una madre accesible y sencilla.Fina.

    ResponderEliminar
  2. Yo veo a María como como Madre siempre preocupada por su Hijo y alegrándose y sufriendo por El, no pensando en Ella la veo sencilla y siempre a nuestro lado.I

    ResponderEliminar
  3. Una amiga del blog me comentó que hacía tiempo que no escribía nada, ella sabe que me cuesta publicarlo, pero hoy por ella y por todos aquellos que les pueda gustar, he escrito esto:
    Claro de día como algodón mullido,
    ofreces Señor pernoctar en tu regazo.
    Cálido invierno aquí a tu lado,
    florecen los lirios como latidos enamorados.
    Consabido atardecer de pronto... inesperado.
    Enfundas el cuerpo en pupa lastimado.
    Crisálidas como espumas al Alba, ¡id volando!






    ResponderEliminar
  4. Yo veo a Maria Madre de fe Miraria a su Hijo y no me puedo imajinar lo que pensaria Pero le diria TE AMO Y como una madre dispuesta a dar la vida por el HIJO Y el Hijo con su mirada le daba fuerzas El tiempo de Maria era para cuidar de Jesus lavarle limpiar la casa y hacer la comida y las cosas de la casa y pasear al Niño No tenia criadas Maria era la Sierva del Señor

    ResponderEliminar
  5. La canción me ha encantado. La Virgen era sencilla. Y aquí en Andalucía la llevan sobrecargadas con unos mantos larguísimos bordados con oro. Pienso que la Virgen irá diciendo: ¡con la pobreza que hay¡. En fin, yo respeto las costumbres pero como dice la canción, la Virgen era muy sencilla. P. Eduardo un abrazo. Sagrario.

    ResponderEliminar