Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 10 de marzo de 2013

Música para hoy



Como el hijo prodigo, 
andaba por este mundo, 
en trivialidades y placeres vanos. 
Los falsos amigos pronto se alejaron 
y la soledad mi vida entristeció.

SEÑOR PERDÓNAME, 
SOLO CONTRA TI PEQUÉ. 
YA NO MEREZCO LLAMARME 
HIJO DE UN DIOS TAN BUENO. 
LÍBRAME DE MIS PECADOS, 
POR FAVOR ACÉPTAME. 
QUIERO VOLVER A SER LIBRE, 
SÉ QUE CONTIGO ME REGOCIJARÉ.

Nuevamente ocurre, 
volvemos a caer 
en los mismos pecados; 
es difícil ascender. 
Pero la misericordia 
de nuestro Padre Dios 
viene en nuestro auxilio 
y nos levanta con su amor.

2 comentarios:

  1. usted es el compositor de esta canción?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La interpretación es del grupo R3DES, pero desconozco quién es el compositor.

      Eliminar