Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 3 de febrero de 2015

Tu Bishvat (año nuevo de los árboles)


Esta tarde comienza la fiesta judía de Tu Bishvat, que es una jornada de concienciación ecológica y supone un anticipo de la primavera, el anuncio de que el fin del invierno está cerca.

En las sinagogas, a los niños les entregarán una bolsita con uvas pasas, dátiles e higos. También les pedirán que aporten en la colecta para plantar árboles en Israel. En la Tierra Santa, los niños de los colegios irán al campo a plantar árboles.

La Biblia compara a los seres humanos con los árbol en varias ocasiones: “Una persona es como el árbol de un campo” (Dt 20,19). “Así como los días de un árbol serán los días de mi pueblo” (Is 65,22). “Será como un árbol plantado cerca del agua” (Jr 17,8)...

El Talmud, por su parte, explica: "Una persona cuya sabiduría sobrepasa a sus buenas acciones es comparada a un árbol cuyas ramas son numerosas, pero cuyas raíces son pocas: el viento viene y lo arranca, dándolo vuelta. Pero una persona cuyas buenas acciones sobrepasan a su sabiduría es comparada a un árbol cuyas ramas son pocas pero cuyas raíces son numerosas. Incluso si viniera todo el viento del mundo y soplara en su contra, no podría moverlo de su lugar" (Pirkei Avot 3,22).

Seamos como los árboles plantados junto a la fuente, que dan fruto en su sazón (Salmo 1). Y no nos cansemos de dar gracias a Dios por los frutos de la tierra y por la belleza de la creación.

He explicado con detenimiento el significado de esta festividad y la costumbre de comer frutos de la tierra y plantar árboles en esta entrada.

También les he explicado que "almendro" se dice "shaqed" en hebreo (palabra que significa "vigilante"), porque es el primer árbol que florece durante el invierno, anunciando que la primavera no está lejos. Al tema de los almendros florecidos he dedicado varias entradas, recogiendo poesías y canciones (1, 2, 3, 4).

7 comentarios:

  1. Gracias por tenernos informados de las fiestas y tradiciones judías. Al fin y al cabo, son nuestros hermanos mayores y hemos recibido tanto de ellos. Paolo.

    ResponderEliminar
  2. Esta mañana, al llegar a mi empleo, contemplaba el amanecer y disfrutaba de la maravilla de la Creación. ¡Hay tantos motivos para darle gracias a Dios todos los días!. José Mª Celdrán.

    ResponderEliminar
  3. Me han gustado mucho los enlaces sobre los almendros florecidos, las poesías y las explicaciones. Elías.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado el arbol que da pocas hojas pero que tiene muchas raices Ana Maria

    ResponderEliminar
  5. ¡Me encantan los árboles! Aquí, en España, aún tardarán un poco en florecer. Estamos en plena ola de frío. Últimamente, las estaciones vienen tarde y se van tarde. En Zaragoza, tuvimos hojas hasta poco antes de Navidad, que vino un cierzo que se las llevó todas. En Valencia, era enero y aún seguía el otoño, despistado, entre los árboles.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por todo lo que nos regala Padre en su blog, recuerdo leer el final del poema de Francisco Luis Bernárdez: "...porque después de todo he comprendido que lo que el árbol tiene de florido, vive de lo que tiene sepultado".
    Feliz año nuevo de los árboles.
    Conchita

    ResponderEliminar