Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 12 de agosto de 2018

Gustad y ved qué bueno es el Señor

El estribillo del salmo responsorial de la misa de hoy dice: "Gustad y ved qué bueno es el Señor". Podemos escucharlo en este canto clásico.



En el evangelio, Jesús afirma: "Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo: el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne, para la vida del mundo".

Les invito a leer esta entrada:

- La comunión con Jesucristo, pan de vida. Llamamos «comunión» al acto de recibir el pan eucarístico consagrado, el Cuerpo de Cristo. Aunque toda la misa nos pone en común-unión con Jesús, hemos de reconocer que el momento culminante es cuando Jesús mismo, bajo las especies del pan y del vino, entra sacramentalmente en nosotros...

También nos puede ayudar la de la semana pasada:

Yo soy el pan de vida. Hace dos domingos leímos en el evangelio de la misa el relato de la multiplicación de los panes. El domingo pasado, hoy y los próximos domingos leemos el discurso del pan de la vida, que se recoge en el capítulo 6 del evangelio según san Juan y que es la explicación que Jesús da al "signo" de la multiplicación...

No hay comentarios:

Publicar un comentario