Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 1 de enero de 2016

Reina del cielo (poema a la Virgen María)


Hoy es la fiesta de santa María, Madre de Dios. En años anteriores les he explicado la historia y el significado de esta solemnidad y les he propuesto un «antiguo canto bizantino a la Madre de Dios», así como un poema de Gómez Manrique (s. XV) y un «Canto a María de san Efrén de Siria» (siglo IV). Hoy les propongo un villancico de Juan del Encina (s. XV). Después de la letra pongo un video con una interpretación de la música original, tal como se conserva en «Cancionero Musical de Palacio».

Pues que tú, Reina del cielo, 
tanto vales,
¡da remedio a nuestros males!

Tú, que reinas con el Rey
de aquel reino celestial,
tú, lumbre de nuestra ley, 
luz del linaje humanal;
pues para quitar el mal 
tanto vales,
¡da remedio a nuestros males!

Tú, Virgen, que mereciste
ser madre de tal Señor;
tú, que cuando lo pariste
lo pariste sin dolor;
pues con nuestro Salvador
tanto vales,
¡da remedio a nuestros males!

Tú, que del parto quedaste
tan virgen como primero;
tú, Virgen, que te preñaste
siendo virgen por entero;
pues que con Dios verdadero
tanto vales,
¡da remedio a nuestros males!

Tú, que lo que perdió Eva
cobraste, por quien tú eres;
tú, que nos diste la nueva
de perdurables placeres;
tú, bendita entre las mujeres,
si nos vales
darás fin a nuestros males.

Tú, que te dicen bendita
todas las generaciones;
tú, que estás por tal escrita
entre todas las naciones;
pues en las tribulaciones
tanto vales,
¡da remedio a nuestros males!

Tú, que tienes por oficio
consolar desconsolados;
tú, que gastas tu ejercicio
en librarnos de pecados;
tú, que guías los errados
y los vales,
¡da remedio a nuestros males!

Tú, que tenemos por fe
ser de tanta perfección
que nunca será ni fue
otra de tu condición;
pues para la salvación
tanto vales,
¡da remedio a nuestros males!

¿Quién podrá tanto alabarte
según es tu merecer?
¿Quién sabrá tan bien loarte
que no le falte saber?;
pues que para nos valer
tanto vales,
¡da remedio a nuestros males!

¡Oh, Madre de Dios y Hombre!
¡Oh, concierto de concordia!
Tú, que tienes por renombre
Madre de misericordia,
pues para quitar discordia
tanto vales,
¡da remedio a nuestros males!

Tú, que por gran humildad
fuiste tan alto ensalzada
que a par de la Trinidad
tú sola estás sentada.
Y pues tú, Reina sagrada,
tanto vales,
¡da remedio a nuestros males!

Tú, que estabas ya criada
cuando el mundo se crio;
tú, que estabas muy guardada
para quien de ti nació,
pues por ti nos conoció,
si nos vales
fenecerán nuestros males.

Fin

Tú, que eres flor de las flores;
tú, que del cielo eres puerta;
tú, que eres olor de olores;
tú, que das gloria muy cierta,
si de la muerte muy muerta
no nos vales,
no hay remedio en nuestros males.

4 comentarios:

  1. Feliz año nuevo. Que María nos ampare bajo su manto protector y nos enseñe a amar a Jesús como ella le ama. Paolo.

    ResponderEliminar
  2. ¡Feliz año nuevo!
    Que este año nos llene de paz, amor, esperanza... y que la Virgen María dé remedio a nuestros males.

    ResponderEliminar
  3. ¡Feliz Año Nuevo!.
    Que la Virgen Madre de todos lo proteja, y lo acompañe y, que nos proteja a todos. Nos conceda la PAZ.
    Púes que tú Reina del cielo
    tanto vales
    ¡da remedio a nuestros males!

    ResponderEliminar
  4. Gracias Padre,andaba inquieta y con Este recordatorio suyo de esta fiesta tan grade a nuestra Madre Santísima me bienieron las palabras que Ella nos dice: Que no estoy yo aquí que Soy tu Madre?...Bendita Reyna del cielo y de la tierra! ... magali.

    ResponderEliminar