Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 16 de julio de 2013

Nuestra Señora del Carmen (16 de julio)


Por influencia de los y las carmelitas, en muchas ciudades del planeta hay barrios, calles, escuelas, hospitales o casas de espiritualidad que llevan este nombre; pero no podemos olvidar que el Carmelo es, ante todo, un lugar geográfico de Israel, una montaña que ha suscitado desde siempre la admiración de las personas sensibles. 

Quienes lo hemos visitado y hemos tenido la posibilidad de alojarnos sobre su cima, en el monasterio de los carmelitas descalzos, nunca podremos olvidar las preciosas vistas sobre la bahía de Haifa ni los olores de sus hierbas aromáticas. 

Los poetas lo han cantado muchas veces. Pedro Calderón de la Barca, por ejemplo, tiene unos romances titulados Descripción del Carmelo, que empiezan así: «En la apacible Samaria, / hacia donde el sol se pone, / en túmulo de esmeraldas / yace un gigante de flores. // Verde Atlante de los cielos, / tanto su beldad se opone, / que, siendo cielo en la tierra, / parece en el cielo monte…» En la cima de esa montaña se puede visitar el santuario de la Virgen del Carmen invocada como Stella Maris, Estrella del Mar.

Hoy es su fiesta grande, a la que nos unimos los carmelitas y devotos de la Virgen del carmen de todo el mundo. Se pueden ver las oraciones de la misa del día aquí. El himno de laudes del breviario español dice así:

El barco del Carmelo reza y canta
al hacerse a la mar del nuevo día,
y en su mástil por vela se levanta
el santo escapulario de María.

Corre, copo de lana bien tejido,
vete al ancho camino de las gentes;
ilumina la noche del olvido
y recoge el cansancio de las frentes.

Toca el pecho de acero de los barcos,
cruza el recto camino de las balas,
sube al negro confín y abre los arcos
de la gracia divina con tus alas.

Estamos en la ruta; la esperanza
tiñéndonos los ojos va delante,
el corazón cantando lo que alcanza,
y la noche ha perdido su semblante.

¡Feliz fiesta de la Virgen del Carmen a todos los lectores del blog!

7 comentarios:

  1. felicidades Padre a Ud. a toda la familia carmelitana que la Virgen del Carmen les colme de gracias, de pequeña siempre llevaba el escapulario ahora no lo tengo, espero que me lo pueda bendecir la próxima que nos veamos

    ResponderEliminar
  2. Feliz fiesta a toda la familia del carmelo.Que nuestra Señora del Carmen nos proteja y nos guíe a todos sus hijos.
    Javier y Conchita

    ResponderEliminar
  3. Esta poesía la ha recitado usted en la serenata de esta mañana a las 5 a.m. en Panamá. Me alegra verla aquí porque me ha gustado mucho. Frank.

    ResponderEliminar
  4. Me alegra que el BARCO DEL CARMELO no pare Estabamos en España durmiendo y el Padre Eduardo recitando alabando pregonando en Panama el imno del Carmelo en las mañanitas de la Virgen del Carmen Aqui las hemos cantado a Misa de las 12 de la mañana Asi que estamos todos unidos en la Virgen del Carmen Un abrazo Ana Maria

    ResponderEliminar
  5. Estos días de enseñanza, de cantos y poesías han sido muy bellos porque con ese don de enseñanza que Usted tiene, nos ayudó a comprender y aclarar muchas dudas y a orar en diversas formas. Que el Señor le siga bendiciendo con múltiples dones y que la Virgen del Carmen lo proteja.

    Le agradezco me comente sobre el articulo de Fe y Vida en Familia.

    ResponderEliminar
  6. ¡Qué la Virgen del Carmen nos acompañe siempre: "Virgen del Carmen Dadme Amor de Dios, dadme pureza, dadme paciencia, dadme fervor, socórreme en la vida y en la muerte, salva mi alma". Esta oración me acompaña cada día yme hace mucho bien. Felicidades para todos. Nuria

    ResponderEliminar
  7. Padre, tiene la versión musicalizada del Barco del Carmelo?

    ResponderEliminar