Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 21 de septiembre de 2015

saludos desde Valmadonna


Me encuentro compartiendo una semana de ejercicios espirituales con las carmelitas descalzas del monasterio de Valmadonna, en Alessandria, al norte de Italia (a mitad de camino entre Turín y Milán). En la foto de arriba se ve el edificio, en el que viven desde 1973. Abajo pueden ver algunas fotos más. En este enlace pueden visitar su página web, que tiene mucha información, incluidos enlaces a videos en los que hablan de su vida.

Cada mañana oran desde las 6,00 hasta las 8,30: laudes, una hora de oración silenciosa, misa y tercia. Después del desayuno, a las 9,00 comienzan su trabajo. Además de los oficios normales en una casa (limpieza, cocina, etc.), hacen figuritas de barro y belenes en miniatura para la venta. Antes de comer y después de la comida y del recreo, tienen otros momentos de oración común en el coro (sexta y nona).

Por la tarde dedican algún tiempo al estudio y lectura espiritual y, después del trabajo, vuelven al coro para las vísperas y otra hora de oración silenciosa. Después de cenar tienen otra hora de recreación (como después de la comida), en la que comparten las noticias de la jornada, cantan y ríen, mientras cosen y hacen otras actividades que no requieren excesiva atención.

A las 8 de la noche rezan completas y a las 9 el oficio de lecturas del día siguiente. Después se retiran a descansar.

Estos días se mantienen los horarios de comidas y oración pero, en lugar del trabajo, tenemos meditaciones por la mañana y por la tarde, además de tiempos más largos dedicados a la oración personal.


La iglesia es muy sencilla y acogedora.


El coro de las monjas. A la izquierda se ven el armonio y la cítara, con los que acompañan el canto de la liturgia.


La portería del monasterio.


Vista general de la población (antes de la reciente restauración de la fachada y torre de la iglesia).


La iglesia parroquial (s. XVIII), dedicada a la Asunción de la Virgen.


Vista desde el convento.

Pueden ver un video sobre su vida, en el que entrevistan a la priora (que habla con entusiasmo) aquí.

6 comentarios:

  1. ¡¡Ay, quien pudiera pasar una semanita de descanso y oracion en ese precioso lugar!!
    ¡¡Que buen sitio para celebrar su cumpleaños! Fina

    ResponderEliminar
  2. De paraíso en paraíso va el Padre Eduardo,siguiendo las huellas de Cristo y apoyándose siempre en el bastón de Santa Teresa... ni las huellas se borran nunca ni el bastón se relaja, siempre esta en camino acercándonos a Dios lo mas posible para que ya solitos podamos seguirle sin perdernos....Muchísimas felicidades Padre, y que la tarta de cumpleaños se pueda ir llenando de muchas velas.... Que Dios le colme de bendiciones y le de fuerzas para llevar acabo su misión....M.Jose

    ResponderEliminar
  3. MEJOR CASA NO HA PODIDO ELEJIR PARA CELEBRAR EL CUMPLEAÑOS
    CUMPLEAÑOS FE LIZ TE DESEAMOS TODOS Podras apagar las velas de una vez Y SI NO HAY VELAS LOS AÑOS NO TE LOS QUITA NADIE C OMO NOS GUSTARIA ESTAR AI Ana Maria

    ResponderEliminar
  4. Yo me uno a Fina, Mª José y Ana y también me gustaría estar en el monasterio de Valmadonna para cantar cumpleaños feliz y que apagues las velas, que como dice Ana ya son un montón.
    Deseo que pases un feliz día, que Dios te bendiga y que cumplas muchos más.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Felicidades de corazón. Que Dios le bendiga y le dé larga vida para poder seguir haciendo tanto bien

    ResponderEliminar
  6. Muchas felicidades p. Eduardo! Pedimos hoy al Señor que siempre mantenga su lamparita con aceite y le bendiga con mucha salud, para alegría de los que seguimos su blog!

    ResponderEliminar