Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 3 de diciembre de 2017

Abre mis ojos, quiero ver a Cristo


Ayer les comenté que la liturgia del primer domingo de Adviento es una invitación a la vigilancia, a tener los ojos abiertos para descubrir a Cristo, que viene a salvarnos.

El poeta Antonio Machado tiene unos versos que dicen que el mensaje de Cristo se puede resumir en una palabra: "Velad".

Yo amo a Jesús, que nos dijo: 
"Cielo y tierra pasarán. 
Cuando cielo y tierra pasen 
mi palabra quedará". 

¿Cuál fue, Jesús, tu palabra? 
¿Amor? ¿Perdón? ¿Caridad? 
Todas tus palabras fueron 
una palabra: "Velad". 

Hay un canto clásico del grupo "Maranatha", que pide a Dios Padre: "¡Abre mis ojos, quiero ver a Cristo!" Formaba parte del disco "Quiero alabarte 1", que tanto nos ha ayudado a orar a muchos. 

Esta es nuestra oración hoy: Pedimos a Dios que abra nuestros ojos para que sepamos descubrir su presencia en nuestras vidas.



Abre mis ojos, quiero ver a Cristo,
poderle tocar, decirle: "Te amo"
Abre mi oír, ayúdame a oírte.
Abre mis ojos, quiero ver a Cristo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario