Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 30 de mayo de 2014

La casa de Nazaret


Era pobre y silenciosa,
pero con rayos de luz;
olor a jazmín y a rosa
y el Niño que la alboroza:
es la casa de Jesús.

Había júbilo y canto;
ella lavaba y barría,
y el arcángel saludando
repetía noche y día:
"Casa del Ave María".

Familia pobre y divina,
pobre mesa, pobre casa,
mucha unión, ninguna espina
y el ejemplo que culmina
en un amor que no pasa.

Concédenos, Padre santo,
una mesa y un hogar,
amor para trabajar,
padres a quienes querer
y una sonrisa que dar. Amén.

4 comentarios:

  1. ¡Qué bello y elocuente el poema! Qué Dios bendiga a su autor.

    ResponderEliminar
  2. Un poema precioso. Dulce y tierno. Sagrario.

    ResponderEliminar
  3. Casa del Ave Maria Te pido Virgen Maria que todas las casas sean del AVE MARIA
    Ana Maria

    ResponderEliminar
  4. Es un precioso himno de la liturgia de las horas. Concédenos, Padre santo, que nuestros hogares sean una sagrada familia.
    Javier y Conchita

    ResponderEliminar