Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 6 de enero de 2014

Artabán, el cuarto Rey Mago


Imagino que la mayoría de mis lectores conocen el delicioso cuento navideño titulado El otro rey mago (The Other Wise Man), escrito en 1896 por Henry van Dyke. Lo pueden encontrar completo, traducido al español con el título El Rey Mago que nunca llegó. La película la pueden ver aquí. Yo solo les propongo un pequeño resumen y un enlace interesante al final.

Artabán era un sabio que se dedicaba a estudiar las estrellas. La aparición de una muy luminosa le hizo comprender que había nacido una persona muy especial, a la que merecería la pena conocer. Y se puso en camino, con tres valiosos regalos: un diamante de la isla Méroe, un trocito de jaspe de Chipre y un rubí de las Sirtes.

Quedó con otros tres sabios (
Melchor, Gaspar y Baltasar) en Borsippa, la ciudad sagrada del dios Nabu, la del zigurat de siete pisos, para hacer juntos el camino.

Cuando ya estaba cerca, Artabán se encontró con un hombre desnudo y malherido, al que unos ladrones habían robado y abandonado junto al camino
. Curó sus heridas hasta que estuvo recuperado y le regaló el diamante.

Cuando llegó al lugar acordado, sus compañeros ya se habían marchado, aunque le dejaron una nota en la que le invitaban a seguir la estrella para encontrarse con ellos más adelante.

Llegó a Belén de Judá y no encontró al Niño ni a sus compañeros. Por el contrario, se topó con los soldados de Herodes, que estaban matando a los inocentes. Ofreció su rubí a un soldado para salvar a uno de los pequeños, pero un capitán lo descubrió y lo metió en la cárcel de Jerusalén, en la que permaneció más de treinta años.

Poncio Pilato le concedió un indulto durante las fiestas de Pascua. En la calle se encontró con una muchedumbre que se disponía a contemplar la ejecución de un falso profeta, que había blasfemado contra Dios.

Cerca de allí estaban vendiendo como esclava a una muchacha joven. Rebuscó entre sus andrajos y compró su libertad con el trocito de jaspe que todavía conservaba como regalo para el Mesías. Ya no le quedaba ningún regalo.

Cuando llegó al Gólgota, la tierra tembló y una piedra golpeó la cabeza de Artabán, que quedó herido por tierra. Entonces, un joven que debía tener los mismos años que él llevaba fuera de su casa, le dijo: “Tuve hambre y me diste de comer, tuve sed y me diste de beber, estuve desnudo y me vestiste, estuve enfermo y me curaste, me hicieron prisionero y me liberaste”.

“¿Cuándo hice esas cosas?”, preguntó moribundo. La respuesta fue: “Lo que hiciste por mis hermanos, me lo hiciste a mí”.

Y Artabán expiró, emprendiendo el viaje definitivo y comprendiendo que sus sufrimientos habían tenido sentido.

Aquí pueden encontrar una preciosa reflexión a partir de esta historia.

7 comentarios:

  1. Wow! Padre Eduardo que hermoso resumen y es una lección de vida para desprendernos de cosas que tenemos y le hacen más falta a nuestros hermanos más necesitados que Dios nos conceda tener ese amor y compasión con nuestros hermanos como el Rey Artabán. Un abrazo y un feliz 2014 para todos los seguidores del blog de nuestro querido Padre Eduardo. ⭐Carmen A.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias por este regalo de Reyes no me esperaba nada y me he encontrado con el mejor, me ha encantado, qué suerte tenemos, conocer al Padre Eduardo y que nos regale tantas cosas para el espiritu para que aprendamos lo que es el Señor.y podamos llegar a Él ¡¡¡muchas gracias Padre!!! felices reyes

    ResponderEliminar
  3. Gracias de todo corazón.
    Aprovecho para desearle un 2014 lleno de Paz, Amor y Alegría. Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  4. 'Que quieres Jesus que te ofrezca' En este momento te ofrezco mi vida Son casi las 8 de la tarde y estoy sola Pero mi espiritu esta contigo y con muchos hermanos y hermanas Tambien con usted P Eduardo Ana Maria

    ResponderEliminar
  5. Buon Anno, Padre Eduardo, grazie per per avermi offerto l'pportunità di conoscere "El Rey Mago que nunca llego" di Henry van Dyke. Ho stampato la traduzione spagnola per tradurla in italiano e farla conoscere alla mia comunità.Un fraterno saluto. Angela

    ResponderEliminar
  6. Que bien! Me encanta que nunca llegara este Rey, señal de que su adoración la fue haciendo por el camino con lo que el Señor le regalo vivir en cada instante.
    saludos Padre Eduardo, felices reyes
    Beatriz elamado...bendiciones!

    ResponderEliminar
  7. Gracias por este precioso cuento.

    ResponderEliminar