Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 14 de julio de 2014

Virgen del velo, de Marianne Stokes


La artista austriaca Marianne Stokes reinterpretó a principios del s. XX uno de los modelos icónográficos más usados en el s. XVI para representar a la Virgen María: "la Madonna del velo". (Basta pensar en Rafael, Boticelli y otros grandes de la época). La pintó en Dubrovnik (Croacia) y tomó como modelo una muchacha vestida con el traje típico del lugar.

La Virgen María levanta el velo que cubre al Niño y nos invita a mirar más allá de las apariencias, descubriendo la presencia del Hijo de Dios bajo el velo de la carne, la salvación del Altísimo en la pobreza y debilidad de un niño.

El Niño Jesús está fajado como un cadáver preparado para la sepultura, indicándonos que la salvación de los hombres se realizará con su muerte en la cruz. 

Los cardos y espinos del fondo también hacen referencia a la futura pasión de Cristo.

María nos enseña a tener una mirada de fe, a descubrir la cercanía del Hijo de Dios también en los momentos de dolor, que unidos a su pasión se convierten en redención para el mundo.

2 comentarios:

  1. Si cuando sufrimos por cualquier causa se lo ofrecieramos a Jesus el sufrimiento no se haria tan pesado Ana Maria

    ResponderEliminar