Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

lunes, 2 de junio de 2014

Fuente de la Plaza del Panteón en Roma


Roma siempre ha sido famosa por sus fuentes. Desde muy antiguo hubo una en la Plaza del Panteón. La actual es el fruto de numerosas transformaciones a lo largo de los siglos.

Jacopo della Porta reemplazó el antiguo depósito de agua de pórfido, que estaba colocado sobre leones, por el actual de mármol gris africano y colocó alrededor las máscaras y delfines de mármol blanco. En el centro colocó un candelabro desde el que brotaba el agua. Esto fue el año 1575.

Los antiguos leones fueron trasladados a la fuente de Moisés (junto a la iglesia de santa María de la Victoria) y la gran bañera se transformó en un sepulcro papal.

Filippo Bariglioni se encargó en 1711 de cambiar el candelabro por el antiguo obelisco egipcio, con inscripciones del faraón Rampsés II.

Después de esta fecha la fuente ha sido restaurada varias veces, pero ya no ha vuelto a cambiar su fisonomía.

La podrán disfrutar mis amigos que llegan hoy desde Panamá, El Salvador, república Dominicana y España para participar en una peregrinación por Roma y Tierra Santa.

5 comentarios:

  1. Que el Señor os acompañe y disfruteis con el P. Eduardo, ¡que cicerone!!, de esa ciudad tan maravillosa y de todo lo que encierra incluido el Papa francisco. Isabel

    ResponderEliminar
  2. Me produce cierta envidia esta peregrinación por Roma y Tierra Santa. Seguro que todos los participantes disfrutarán al máximo. Por cuestiones laborales yo no puedo asistir. P. Eduardo es muy buen organizador en este aspecto. Que llenen su mente y su alma de todos los lugares que vayan visitando y las explicaciones que les vaya dando. José Mª Celdrán.

    ResponderEliminar
  3. Mis mejores deseos para todos los peregrinos (en especial para el Padre Ariadys y mi prima Maria Jesús que llegan desde Santo Domingo). Nosotros los acompañaremos a todos con nuestras oraciones y nuestro corazón a través de esta pagina!
    He tenido la suerte de conocer esta fuente quedándome en un albergue cerca de la plaza; y disfrutar enormemente, al comenzar el día y al anochecer, de los ruidos propios de la Ciudad Eterna. Gracias P. Eduardo por instruirnos con datos que no conocíamos y que ahora nos llevan a apreciar mas estas obras milenarias.

    ResponderEliminar
  4. Corrigiendo: obras centenarias.

    ResponderEliminar
  5. Si Aquí estuvimos, disfrutamos mucho esa ultima tarde en Ro,ma es esta plaza, recuerdo el anécdota entre Bernini y Borromini, dos grandes escultores rivales, comimos Helado, nos tomamos fotos y entramos a la basílica de Santa Inés. de Borromini y la fuente de Bernini , vivi estos días marivillosos en Roma , los recuerdo con Alegria.

    ResponderEliminar