Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 8 de mayo de 2016

Ascensión del Señor 2016


Hoy es el séptimo domingo de Pascua y en casi todos los sitios se celebra la fiesta de la ascensión del Señor (excepto donde el jueves pasado era festivo, ya que esa era la fecha tradicional en que se cumplieron cuarenta días desde la fiesta de la resurrección). El domingo que viene, si Dios quiere, concluirán las fiestas pascuales con la celebración de Pentecostés.

He dedicado muchas entradas a hablar de la historia y significado de esta fiesta, recogiendo meditaciones, poesías, cantos e incluso reflexiones sobre las representaciones artísticas de esta fiesta (se pueden consultar todas en la categoría "ascensión" del blog, que pueden ver aquí).

Hoy les propongo un soneto para esta fiesta de Pedro De Espinosa (1578-1650).

Jesús, mi amor, que en una nube de oro,
engendrada del llanto de tu ausencia,
al cielo te trasladas en presencia
del alegre, dichoso, santo coro,

mi corazón se va tras su tesoro;
tras ti se va con alta diligencia,
y yo te sigo en dulce competencia,
con codiciosa vista y triste lloro.

¿Cómo oirás, oh mi bien, el llanto mío,
si vas adonde nunca entró la pena?
¡Bien que en tus manos llevas mi memoria!

Lejos yo, cual mis ojos, hechos río,
el fuego templan que en mi pecho suena,
templaré mis querellas con tu gloria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario