Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 20 de junio de 2013

Levanto mis ojos a los montes


El salmo 121 [120] comienza diciendo: "Levanto mis ojos a los montes, ¿de dónde me vendrá el auxilio? Les propongo una hermosa reflexión tomada de internet, que habla de los buitres, los murciélagos, las abejas y los hombres, y que nos ayuda a reflexionar sobre dónde ponemos nuestra mirada.

El buitre. Si pones un buitre en un cajón que mida 2 metros x 2 metros y que esté completamente abierto por la parte superior, esta ave, a pesar de su habilidad para volar, será un prisionero absoluto. La razón es que el buitre siempre comienza su vuelo desde el suelo con una carrera de 3 a 4 metros . Sin espacio para correr, como es su hábito, ni siquiera intentará volar sino que quedará prisionero de por vida en una pequeña cárcel sin techo.

El murciélago. El murciélago ordinario, que vuela por todos lados durante la noche, es una criatura sumamente hábil en el aire, pero no puede elevarse desde un lugar a nivel del suelo. Si se lo coloca en un lugar plano, todo lo que puede hacer es arrastrase indefenso y dolorosamente hasta que alcance algún sitio ligeramente elevado del cual se pueda lanzar a sí mismo hacia el aire. Entonces despega para volar.

La abeja. La abeja, al ser depositada en un recipiente abierto, permanecerá allí hasta que muera, a menos que sea sacada de allí o alguien vuelque el recipiente. Nunca ve la posibilidad de escapar por arriba de ella, sin embargo persiste tratando de encontrar alguna forma de escape por los laterales cercanos al fondo. Seguirá buscando una salida donde no existe ninguna, hasta que completamente se destruye a sí misma.

Las personas. En muchas formas, somos como el buitre, el murciélago y la abeja obrera. Lidiamos con nuestros problemas y frustraciones, sin darnos cuenta de que todo lo que tenemos que hacer es mirar hacia arriba. Esa es la respuesta, la ruta de escape y la solución a cualquier problema. ¡¡¡Solo mira hacia arriba!!!

La tristeza mira hacia atrás.

La preocupación mira alrededor.

La depresión mira hacia abajo.

Solo la fe mira siempre a lo alto, hacia arriba, hacia la luz, hacia la libertad, hacia la Vida.

7 comentarios:

  1. La mirada hacia Dios es buscar a Dios. Es lo mejor que se puede hacer.

    ResponderEliminar
  2. PADRE, te pido perdón por las muchas veces que entro en mi oscura cueva tratando por mi mismo de "arreglar mi vida".
    PADRE, te pido perdón por tantas veces en las que escondo mi mirada a la tuya.
    PADRE, te doy las gracias porque siempre que levanto la vista, aún estando dentro de mi cueva, por tu BONDAD y tu GRACIA, TU siempre me muestras la LUZ que me lleva a la única verdadera SALIDA, a tu PAZ, y a tu AMOR.

    ResponderEliminar
  3. Bonita reflexión como tantas otras del blog. Gracias por compartirlas.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Jesus por ser mi medico toda la vida Cuantas veces me
    has liberado de mi depresion GRACIAS por la fe que me has dado

    ResponderEliminar
  5. Queridos amigos del blog. Hoy os quiero pedir una oración por una mamá del cole que le han detectado un cáncer de mama y le operan el próximo día 26 de junio. Para que se sosiegue su corazón en el Señor y mire siempre hacia arriba, con fe.
    Gracias. Nuria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi oración para con ella y los que están pasando por lo mismo. Le deseo lo mejor, que confie en Dios. Un abrazo.

      Eliminar
  6. Gracias P.Eduardo por estas enseñanzas, nos edifican, Dios lo bendiga.

    ResponderEliminar