Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 24 de junio de 2016

Estaba yo en el vientre y el Señor me llamó


En la primera lectura de la misa de hoy, fiesta de san Juan Bautista, escuchamos estas palabras del profeta Jeremías: «Estaba yo en el vientre y el Señor me llamó, en las entrañas maternas y pronunció mi nombre».

Las escribió Jeremías refiriéndose a sí mismo y a su vocación y la liturgia las aplica a san Juan Bautista, pero sirven para cada uno de nosotros: Dios nos conoce desde antes de nuestro nacimiento de una manera única y personal. De hecho, el profeta Isaías usa las mismas palabras para hablar de sí mismo (Is 49,1).

Para él nadie es un número, cada ser humano es singular. Él tiene la capacidad de amar a cada uno adaptándose a sus capacidades, a su psicología, a su situación particular, como si no existiera nadie más sobre la tierra.

Hoy el Padre celestial, su Hijo Jesucristo y el Espíritu Santo consolador dicen a cada uno de nosotros: «Te conocemos por tu nombre, te deseamos y te amamos desde antes que fueras generado. Nuestro amor por ti es eterno y no terminará nunca. Tú eres precioso a nuestros ojos». 

No son cosas que debamos comprender (es imposible), pero estamos llamadas a sentirlas, a creerlas, a gustarlas. Cada uno de nosotros puede decir con santa Teresa de Jesús: «Oh, mi Dios, que me amas más de lo que yo puedo amarme o entiendo».

Es verdad que no soy perfecto, que nis circunstancias personales son estas o aquellas, que no faltan las dificultades y contradicciones, pero el amor de Dios es real y en el momento oportuno podré escuchar de sus labios lo que desea mi corazón: «Estabas tú en el vientre y te llamé, en las entrañas maternas y pronuncié tu nombre».

Mientras tanto, camino a su encuentro en la fe y en la esperanza, «aunque es de noche».

Feliz fiesta de san Juan Bautista a todos. He dedicado muchas entradas a hablar de él. Pueden consultar varias en esta titulada: «San Juan Bautista».

2 comentarios:

  1. Si asi es cada uno de nostros es unico una pieza de arte y creacion unica Como todo lo que hizo Nuestro Padre celestial ,no hay nada ni nadie igual solo se parece pero Cada ser vivo y cosa creada es singular porque esta todo lleno de su Gloria ,Gloria a ti Senor

    ResponderEliminar
  2. QUE SABIDURIA LA DE DIOS HACERNOS A CADA UNO DISTINTO QUE MISTERIO MAS GRANDE SENTIRNOS AMADOS GRACIAS SEÑOR Ana Maria

    ResponderEliminar