Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 21 de junio de 2015

Jesús calma la tempestad


Los discípulos estaban asustados porque "se levantó un fuerte huracán y las olas rompían contra la barca hasta casi llenarla de agua", mientras Jesús dormía. 

Tradicionalmente, se ha interpretado la barca como imagen de la iglesia, que surca el mar de este mundo entre peligros. A veces, parece que Jesús está dormido y que nos deja solos, nos da la impresión de que las dificultades van a hundir la barca. Sin embargo, en el momento oportuno, Jesús calma la tormenta y nos da la paz.

Como dice san Agustín: "La Iglesia camina en la historia entre las persecuciones del mundo y los consuelos que recibe de Dios".

Con Jesús, tenemos que pasar "a la otra orilla", ir a nuevos sitios para anunciar allí también el evangelio. No podemos quedarnos parados por miedo a las tormentas. Con Jesús a nuestro lado, las superaremos.

1 comentario:

  1. Jesus tu eres nuestra fuerza AUMENTANOS LA FE Ana Maria

    ResponderEliminar