Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

miércoles, 12 de junio de 2013

Beatos Alfonso María Mazurek, o.c.d. e Hilario Januszewski, o. carm


El beato Alfonso María Mazurek nació en 1891 en Baranówka (Polonia). Muy joven ingresó en el Carmelo Descalzo, con el nombre de Alfonso María del Espíritu Santo. Conocido y estimado como educador de la juventud, fue prefecto y profesor en el Seminario Menor de Wadowice y prior del convento de Czerna, donde se destacó por su espíritu de piedad y de servicio. E el 28 de agosto de 1944 sufrió el martirio a manos del ejército nazi. Fue beatificado en 1999, junto con otros 107 compañeros de martirio.

El beato Hilario Januszewski nació en Krajanci (Polonia), en 1907. Muy joven ingresó en el Carmelo. Completados sus estudios en Roma, regresó a su patria y fue elegido superior del convento de Cracovia. En 1940, fue arrestado a causa de su fe cristiana y deportado al campo de concentración de Dachau. Contagiado por el tifus mientras prestaba asistencia a los enfermos, murió el 25 de marzo de 1945, sobresaliendo por su fe y por su caridad. Fue beatificado en 1999, junto con otros 107 compañeros de martirio.

Oración colecta. Dios todopoderoso, que llamaste a tu hijo Alfonso María a ofrecer su vida por amor a Cristo y a la Iglesia, ayúdanos con tu gracia para que, sostenidos por su ejemplo, permanezcamos fieles a las promesas bautismales durante toda nuestra vida.

Oración sobre las ofrendas. Dios de misericordia, derrama tu bendición sobre estos dones y guárdanos en la fe que tu mártir el beato Alfonso María confesó con su sangre.

Oración después de la comunión. Señor, que el sacramento que hemos recibido nos dé la fortaleza con que el mártir beato Alfonso María se mostró siempre fiel a tu servicio y vencedor en el tormento.

Oración colecta. Padre todopoderoso, que concediste al mártir beato Hilario Januszewski pelear el combate de la fe hasta derramar su sangre; te rogamos que su intercesión nos ayude a soportar por tu amor la adversidad, y a caminar con valentía hacia ti, fuente de toda vida.

Oración sobre las ofrendas. Dios de misericordia, derrama tu bendición sobre estos dones y guárdanos en la fe que tu mártir el beato Hilario confesó con su sangre.

Oración después de la comunión. Señor, que el sacramento que hemos recibido nos dé la fortaleza con que el mártir beato Hilario se mostró siempre fiel a tu servicio y vencedor en el tormento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario