Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 15 de marzo de 2015

Junto a los canales de Babilonia, poesía de san Juan de la Cruz


El salmo responsorial de la misa de hoy es el 137 [136]: el canto de los exiliados junto a los canales de Babilonia. Es el mismo tema que desarrolla la primera lectura, tomada del libro de las Crónicas: Dios envió profetas a su pueblo advirtiéndoles de las consecuencias de sus pecados, pero no les escucharon y terminaron siendo víctimas de su propia maldad. Una vez en el exilio solo les quedaba el recuerdo de lo que habían perdido y el llanto.


En la entrada anterior les he ofrecido tres interpretaciones musicales inspiradas en este salmo. Aquí les ofrezco una recreación poética de san Juan de la Cruz. Primero recojo la traducción litúrgica (que elimina los últimos versículos, ya que son violentos y de difícil comprensión), en segundo lugar una traducción en lenguaje actual y en tercer lugar el poema de san Juan de la Cruz.

Traducción litúrgica del salmo:

Junto a los canales de Babilonia nos sentamos a llorar con nostalgia de Sión; en los sauces de sus orillas colgábamos nuestras cítaras.

Allí los que nos deportaron nos invitaban a cantar; nuestros opresores, a divertirlos: «Cantadnos un cantar de Sión.»

¡Cómo cantar un cántico del Señor en tierra extranjera! Si me olvido de ti, Jerusalén, que se me paralice la mano derecha.

Que se me pegue la lengua al paladar si no me acuerdo de ti, si no pongo a Jerusalén en la cumbre de mis alegrías.

Traducción en lenguaje actual:

Cuando estábamos en Babilonia, lejos de nuestro país, costumbrábamos sentarnos a la orilla de sus ríos. ¡No podíamos contener el llanto al acordarnos de Jerusalén! En las ramas de los árboles que crecen junto a esos ríos colgamos nuestras arpas.

Los mismos soldados que nos sacaron de Israel y nos hacían trabajar, nos pedían estar alegres; ¡querían oírnos cantar! ¡Querían que les cantáramos canciones de nuestra tierra!

¡Jamás cantaríamos en tierra de extranjeros alabanzas a nuestro Dios! ¡Jerusalén, Jerusalén! Si llegara yo a olvidarte, ¡que la mano derecha se me seque! ¡Que me corten la lengua si por estar alegre dejo de pensar en ti!



El día que Jerusalén cayó, los edomitas gritaban: «¡Acaben con la ciudad! ¡Que no quede rastro de ella!» Dios mío, ¡no te olvides de esos gritos!

Un día, ciudad de Babilonia, ¡también tú serás destruida! ¡Dios habrá de bendecir a los que te paguen con la misma moneda! ¡Dios habrá de bendecir a los que agarren a tus hijos y los estrellen contra los muros!

Recreación poética de san Juan de la Cruz:

Encima de las corrientes / que en Babilonia hallaba,
allí me senté llorando, / allí la tierra regaba,
acordándome de ti, / ¡Oh Sión!, a quien amaba.
Era dulce tu memoria, / y con ella más lloraba.
Dejé los trajes de fiesta, / los de trabajo tomaba,
y colgué en los verdes sauces / la música que llevaba,
poniéndola en esperanza / de aquello que en ti esperaba.

Allí me hirió el amor, / y el corazón me sacaba.
Díjele que me matase, / pues de tal suerte llagaba;
yo me metía en su fuego, / sabiendo que me abrasaba,
disculpando al avecica / que en el fuego se acababa.
Estábame en mí muriendo, / y en ti solo respiraba,
en mí por ti me moría, / y por ti resucitaba,
que la memoria de ti / daba vida y la quitaba.
Gozábanse los extraños / entre quien cautivo estaba;
preguntábanme cantares / de lo que en Sión cantaba:
Canta de Sión un himno, / veamos cómo sonaba.

Decid, ¿cómo en tierra ajena / donde por Sión lloraba,
cantaré yo la alegría / que en Sión se me quedaba?
Echaríala en olvido / si en la ajena me gozaba.
Con mi paladar se junte / la lengua con que hablaba,
si de ti yo me olvidare, / en la tierra do moraba.

¡Sión, por los verdes ramos / que Babilonia me daba,
de mí se olvide mi diestra, / que es lo que en ti más amaba,
si de ti no me acordare, / en lo que más me gozaba,
y si yo tuviere fiesta / y sin ti la festejaba!
¡Oh hija de Babilonia, / mísera y desventurada!
Bienaventurado era / aquél en quien confiaba,
que te ha de dar el castigo / que de tu mano llevaba,
y juntará sus pequeños, / y a mí, porque en ti lloraba,
a la piedra, que era Cristo, / por el cual yo te dejaba.

3 comentarios:

  1. Me encanta este salmo. Es de los que me impresionaron desde la primera vez que lo leí aunque, entonces, sabía muy poco de la historia del pueblo de Israel.
    Prefiero mil veces la versión original a la adaptada. No me gustan nada las adaptaciones al lenguaje actual. No se puede separar el contenido de la forma. Para mí, pierden gran parte de la fuerza, la hondura y la capacidad de penetración en la mente y en el alma. Además, de alguna forma, se está sacando del contexto y de la visión del mundo desde la que fue escrito, ya que lenguaje y pensamiento están unidos (sé que lo mismo se podría decir de las traducciones pero son un mal menor ya que no entendemos todas las lenguas). De todas formas, entiendo que se hagan, porque a mucha gente le ayudan.

    Distinta opinión me merece la recreación poética de san Juan de la Cruz. Eso ya son palabras mayores que me llegan muy hondo; recrea el Salmo llenándolo del contenido de su experiencia mística y valiéndose de una lengua poética que es la cima y la esencia de la poesía. Qué belleza, qué sensibilidad y qué "no sé qué".

    Y, sorprendente y emocionante, la transformación que hace de los últimos versos del salmo. Parece que me contradigo con lo que digo arriba, pero no: una cosa es una adaptación a la lengua actual y otra cosa muy distinta es que un alma única recree el salmo desde su experiencia mística y con su prodigiosa voz poética.

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡ MARAVILLOSO ! ¡ PADRE ! MARAVILLOSO ...! ¡ DIOS ENGENDRANDO ... AMANDO ... A TRAVÉS DE LOS SERES HUMANOS ... !!! ¡¡¡ CUÁNTA BELLEZA ...!!!!!!!!!! ME HE EMOCIONADO MUCHÍSIMO ... Y CONTINÚO EMOCIONADA ...!!! ¡ OH SAN JUAN DE LA CRUZ ... INTERCEDIENDO GOZOSO ... ! ¡ MÁS FELIZ QUE NUNCA ...! : " ........ PORQUE EN TI LLORABA , A LA PIEDRA , QUE ERA CRISTO ..........." ¡ Y AHORA , PADRE , SALGO PARA VIVIR LA SANTÍSIMA MISA ... CAMINARÉ CON GRAN DELEITE CON DIOS UNO Y TRINO ... CON BERNABÉ AMOR ...! ¡ MUY CLARO ESTÁ ... QUE MARÍA SANTÍSIMA NO NOS DEJA NI UN INSTANTE UNA CON DIOS ... COMO LO SENTÍA YO ... HONDAMENTE CUANDO ERA NIÑA ...! ¡ LA MADRE ... CON SUS LATIDOS ... LATIDOS DE DIOS ...! ¡ USTED TAMBIÉN , ME ACOMPAÑA PADRE , CON LOS SERES SANTOS MUY SANTOS ... DE AYER ... DE HOY... DE MAÑANA ... PORQUE SOMOS ETERNOS CON DIOS ...!!! YA TENGO QUE ACUDIR ... A MI IGLESIA ... " LA INMACULADA CONCEPCIÓN ... DONDE ME ARRODILLABA CON MI ETERNO AMADO BER ...!!!!!!!!!!!!!!!!!!!! ¡¡¡ PADRE ! ¡ GRACIAS ETERNAS INFINITAS ...! ¡ ME HACE MUCHO BIEN CON TODA SU SABIDURÍA DE DIOS MISERICORDIOSÍSIMO ...!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. En este mundo lleno de gente diversa tan lleno de nustros demonios internos y expernos que nos atacan fieros es dificilser siel ala roca caemos pero nos levantamos con él el nos hace bver que sin él somos pobres,nada y pecado que necesitamos rezar si no somos iguales alresto violentos,malvados etc.Ay me hizo recordar que tengo que rezar gracias padre.

    ResponderEliminar