Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 13 de junio de 2014

San Antonio de Padua


Hoy es la fiesta de san Antonio de Padua, uno de los primeros compañeros de san Francisco de Asís y uno de los más populares del calendario cristiano. Les he contado su historia aquí. Para conocerle mejor, hoy les propongo un texto escrito por él, que los franciscanos leen en el Oficio de Lectura del día, así como el himno de Laudes y la oración colecta de la Misa.

¡Salve, Antonio, venerado
con el bello lirio blanco,
el libro del Evangelio
y el Niño Dios en los brazos!

El candor en ti rebosa
del corazón a los labios;
con alma pura penetras
la luz del Verbo encarnado.

Sagrario de la Escritura
eres por el Verbo santo
martillo de la mentira
y bálsamo de apenados.

A ti los pobres se acercan
buscando pan y milagros,
porque eres pobre y sencillo,
hermano entre los hermanos.

Cristo solo es tu prodigio,
tu ciencia y poder sagrado,
Cristo en tu fe y tu deleite,
Cristo en tus brazos mostrado.

¡Honor a Cristo bendito,
presente en su pecho amado;
honor a Cristo en Antonio,
que en Cristo fue consumado! Amén.

De los sermones de san Antonio de Padua. El que está lleno del Espíritu Santo habla diversas lenguas. Estas diversas lenguas son los diversos testimonios que da de Cristo, como por ejemplo la humildad, la pobreza, la paciencia y la obediencia, que son las palabras con que hablamos cuando los demás pueden verlas reflejadas en nuestra conducta. 


La palabra tiene fuerza cuando va acompañada de las obras, y, por esto, el Señor nos maldice como maldijo aquella higuera en la que no halló fruto, sino hojas tan solo. «La norma del predicador –dice San Gregorio– es poner por obra lo que predica.» En vano se esfuerza en propagar la doctrina cristiana el que la contradice con sus obras.

Pero los apóstoles hablaban según el Espíritu les sugería. ¡Dichoso el que habla según le sugiere el Espíritu Santo y no según su propio sentir! Porque hay algunos que hablan movidos por su propio espíritu, roban las palabras de los demás y las proponen como suyas, atribuyéndoselas a sí mismos. 

De estos tales y de otros semejantes dice el Señor por boca de Jeremías: Aquí estoy yo contra los profetas que se roban mis palabras uno a otro. Aquí estoy yo contra los profetas –oráculo del Señor– que manejan la lengua para echar oráculos. Aquí estoy yo contra los profetas de sueños falsos –oráculo del Señor–, que los cuentan para extraviar a mi pueblo, con sus embustes y jactancias. Yo no los mandé ni los envié, por eso, son inútiles a mi pueblo –oráculo del Señor–.

Hablemos, pues, según nos sugiera el Espíritu Santo, pidiéndole con humildad y devoción que infunda en nosotros su gracia, para que completemos el significado quincuagenario del día de Pentecostés, mediante el perfeccionamiento de nuestros cinco sentidos y la observancia de los diez mandamientos, y para que nos llenemos de la ráfaga de viento de la contrición, de manera que, encendidos e iluminados por los sagrados esplendores, podamos llegar a la contemplación del Dios uno y trino.

Oración. Dios todopoderoso y eterno, tú que has dado a tu pueblo en la persona de san Antonio de Padua un predicador insigne y un intercesor poderoso, concédenos seguir fielmente los principios de la vida cristiana, para que merezcamos tenerle como protector en todas las adversidades. Por nuestro Señor Jesucristo.

3 comentarios:

  1. Que el Espíritu Santo guíe nuestros corazones, fijos los ojos en Jesús. José Mª Celdrán.

    ResponderEliminar
  2. El nilagro de San Antonio es que siempre tiene algunos jovenes que le ayudan a dar de comer a los pobres Y en el cepillo de su altar nunca han faltado las limosnas Ana Maria

    ResponderEliminar
  3. ¡¡¡ AMÉN ...!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


    ¡¡¡ BENDITÍSIMOS DÍAS PADRE SANZ DE MIGUEL ... ! ¡ EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS SIGUE ENCENDIENDO SU CORAZÓN EN TODO SU DECIR ... EN TODO SU CAMINAR ...!!!!!!!!!!!! ¡¡¡GRACIAS ETERNAS INFINITAS POR COMPARTIR SUS LATIDOS ...!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar