Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 24 de mayo de 2012

El Espíritu Santo en san Juan de la Cruz

Les comparto una versión de las muchas que se encuentran en youtube de la poesía Llama de amor viva de san Juan de la Cruz. La música y la voz es de Amancio Prada. Después del vídeo recojo algunas reflexiones sobre el Espíritu santo y san Juan de la Cruz.



Nadie como san Juan de la Cruz ha sabido cantar la obra del Espíritu Santo en el alma del creyente: es como el fuego que embiste un madero. Primero expulsa de él las humedades e impurezas y el madero parece gemir y se pone negro y feo. Pero, una vez que el fuego ha purificado el madero, lo transforma en llama luminosa. Así, el Espíritu Santo nos purifica de nuestros pecados y ensancha nuestras capacidades naturales y nos dispone para que vivamos por gracia la vida de Dios, para que seamos divinos por participación.

El Espíritu Santo cumple en nosotros la palabra de Jesús: "Hay que nacer de nuevo". Solo el Espíritu puede renovarnos de tal manera que se puede hablar de una verdadera recreación. ¡Ven, Espíritu Santo, purifícanos, renuévanos, transfórmanos a imagen de Cristo, para que podamos vivir de su misma vida! Lo has hecho con san Juan de la Cruz, ¡hazlo con nosotros! Sí, ya sé que él se dispuso y te dejó actuar y que yo tantas veces no termino de disponerme...

El caso es que cuando leo a los místicos me inunda un deseo de ser mejor, siento que estoy llamado a vivir la vida de Dios, que he sido creado para eso, que lo que ellos dicen resuena en lo más profundo de mi ser... ¡Ven, Espíritu Santo! Que tu llama me purifique y me transforme en fuego. Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario