Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 13 de marzo de 2016

No tires la primera piedra


El primer domingo de Cuaresma leímos el evangelio del retiro de Jesús en el desierto y las tentaciones. El Señor se hace solidario con nosotros, desciende a nuestra situación real de tentación y miseria, a nuestros desiertos, a nuestros fracasos. No nos mira desde lejos, sino que se hace uno de nosotros, experimentando nuestras tentaciones y cargando sobre sus espaldas nuestros pecados.

El segundo domingo de Cuaresma leímos el evangelio de la transfiguración. Si nos retiramos con Cristo al desierto y subimos con él a la montaña, podremos ver su rostro glorioso y pregustaremos la gloria futura. La experiencia del Tabor nos fortalece para emprender nuestro camino hacia Jerusalén, con los ojos fijos el la muerte y resurrección de Cristo.

El tercer domingo de Cuaresma escuchamos en el evangelio que todo lo que sucede a nuestro alrededor es una oportunidad para nosotros, una llamada a la conversión. La parábola de la higuera que no da frutos, a la que el hortelano da una nueva oportunidad, nos indica que Dios no se cansa de esperar, de invitarnos a tomar en serio nuestra vida cristiana.

El cuarto domingo de Cuaresma, la parábola del hijo pródigo nos recordó que es Dios quien nos hace hijos suyos y hermanos unos de los otros. No importa si nos identificamos más con el hijo pequeño que se marchó de casa o con el mayor, que se quedó. Ninguno de los dos entendía de verdad a su padre, pero él los entendía (y soportaba) a los dos.

Hoy es el quinto domingo de Cuaresma de este ciclo "c", en el que normalmente leemos el evangelio de san Lucas, aunque en esta ocasión tomamos el evangelio de la adúltera perdonada de san Juan. En realidad, sus características son más "lucanas" y en los manuscritos más antiguos del evangelista Juan no aparece. Parece ser una interpolación latina (ya que los padres griegos no hablan de él, pero los latinos, sí). Pero ahora no nos interesa el complicado proceso de formación de los evangelios. Basta recordar que forma parte del texto final, el que consideramos "inspirado" y que hoy se lee en la misa.

«Yo tampoco te condeno». Son las palabras de Jesús, el Dios-con-nosotros, que no ha venido para condenar al mundo, sino para salvarlo.

No olvidemos que los profetas presentan a Dios como un esposo y los pecados de idolatría como adulterios. Cada vez que nos olvidamos de Dios, que no lo ponemos en el primer lugar, que ocupamos su sitio... nosotros somos la adúltera del evangelio de hoy.

A diferencia de Jesús, los letrados y fariseos sí que condenan a la mujer y querrían acabar con ella.

¿Dónde me sitúo yo? ¿Entre los que condenan (como los fariseos) o entre los que perdonan (como Jesús)? ¿Entre los que miran por encima del hombro o entre los que se agachan para dar una mano al caído? Les dejo un poemilla para reflexionar:

Si de tu padre siempre encontraste la mano,
si a tu madre nunca buscaste en vano;
si nunca padeciste hambre,
ni la miseria fue tu compañera..
No tires la primera piedra.

Si nunca sufriste la injusticia
de insultos, condenas y malicias;
si nunca fuiste humillado,
ni en soledad mil veces has llorado..
No tires la primera piedra.

Si nunca has conocida la locura,
ni estuviste sediento de ternura,
ni buscado en el fondo de un vaso
la forma de olvidarte de un fracaso...
No tires la primera piedra.

Si nunca has contenido un sollozo
tumbado en el rincón de un calabozo;
si nunca te tuviste que bajar
sin tan siquiera tener derecho a hablar...
No tires la primera piedra. 

3 comentarios:

  1. ¡ BENDITÍSIMOS DÍAS ...!!!!!!!!!!!!!!


    " :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: YO TAMPOCO TE CONDENO " . " SON LAS PALABRAS DE JESÚS EL DIOS - CON NOSOTROS ......................................................................................."

    ¡¡¡ SÍ ! ¡ DIOS ES AMOR...Y " NOS AMÓ PRIMERO " ... ¡ CON AMOR ETERNO ...! ¡ NOS CREO PARA ÉL ... !!!!!!!!!!!!

    ¡¡¡ OH ETERNAMENTE GLORIA GLORIA A NUESTRO DIOS

    MISERICORDIOSÍSIMO QUE NUNCA NOS ABANDONA ...!!!!!!!!!!

    ¡¡¡ AMÉN ...!!!!!!!!!!!




    ResponderEliminar
  2. Cada día le sigo, aunque no haga comentarios. Siempre lo conento, todas sus entradas son verdaderas catequesis. El poemilla de hoy me ha encantado y si tiene mucho para reflexionar. Cuantas veces no convertimos en jueces, mejor, me convierto. Un abrazo grande para todos los seguidores de este blog

    ResponderEliminar
  3. Siempre que escucho este evangelio, me sorprende la sencillez con la que Jesús resuelve esta situación y va creando las bases del cristianismo. Sólo alguien como Él, podía dar una respuesta así.

    ResponderEliminar