Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 15 de abril de 2014

Hagadá de Pesaj (cena pascual hebrea)


Hoy es la primera luna llena de primavera, la fiesta de Pascua para el pueblo de Israel, memorial de la salida de Egipto y de la liberación de la esclavitud. Por caminos maravillosos, Dios llevó a su pueblo de la tristeza al gozo, de la oscuridad a la luz, de la esclavitud a la libertad. En cada cena pascual, Israel reafirma su propia identidad como pueblo de la Alianza, creado por Dios para ser testigo ante el mundo de su poder y de su misericordia.

En Israel, la fiesta dura 7 días. El primero y el séptimo son festivos y no se trabaja, como los sábados. Los otros días se trabaja con ciertas limitaciones. Se come pan ácimo (matzá) toda la semana. En la diáspora dura ocho días y se realizan dos cenas festivas, la primera y la segunda noche.

Durante la cena se beben 4 copas de vino, los niños hacen 4 preguntas, se habla de 4 hijos a los que hay que explicar la historia de la liberación de 4 maneras distintas y se recuerdan las 4 grandes noches de la Historia de la Salvación: la Creación, la Alianza con Abrahán, la salida de Egipto y la noche de la futura manifestación del Mesías. Como los puntos cardinales de la tierra son 4, así como los “elementos” del cosmos (fuego, aire, agua y tierra), de alguna manera se hace presente la totalidad de la creación y de la historia en este rito.

Los judíos contemporáneos actualizan las intervenciones de Dios a favor del pueblo, recordando otros acontecimientos posteriores (la persecución nazi, el levantamiento del Gueto de Varsovia, la creación del estado de Israel...) y también añaden nuevos himnos y oraciones a los tradicionales.

Los días previos a la fiesta, se limpia bien la casa y la vajilla, especialmente los utensilios de cocina que hayan tenido contacto con elementos fermentados, hirviéndolos en agua y calentándolos al fuego vivo.

Por la mañana se busca el jametz (pan con levadura) y otros alimentos fermentados que pueda haber en la casa, para deshacerse de ellos. Hay que dejar atrás todo lo viejo y celebrar la Pascua con espíritu renovado. Se esconde un trozo de pan con levadura y los niños lo buscan. Al que lo encuentra lo coronan como rey y puede pedir un regalo. Después se quema con unas oraciones.

La cena especial de Pesaj se llama Seder, que significa “orden”, ya que se sigue un orden antiguo, que fue puesto por escrito por los rabinos después de la destrucción de Jerusalén. Los ritos que se siguen en el Seder de Pesaj son llamados Hagadá, que significa "narración" o "leyenda". En los Kibutzim de Israel han hecho sus propios hagadot, subrayando el ciclo agrario de la primavera y la historia del actual estado de Israel. Entre los judíos no practicantes, la fiesta se reduce a la limpieza de la casa y a una cena festiva.

Al atardecer, la madre o la abuela de la casa, enciende las velas y comienza la cena pascual, que va precedida por una serie de ritos y por su explicación. En las distintas ramas del judaísmo, pueden cambiar las oraciones, los otros textos o el menú, pero todas conservan el relato de la salida de Egipto, la bendición del pan ácimo y del vino y la comida de hierbas amargas (maror), así como las preguntas de los niños y las explicaciones de los mayores.

Para los cristianos es importante conocer y valorar este ritual, porque en el transcurso de una cena pascual (la Última Cena) tuvo lugar el lavatorio de los pies, la institución de la Eucaristía, la gran oración sacerdotal del Señor y el mandamiento del amor fraterno.

Tienen el ritual de la Hagadá de Pesaj en español aquí y el canto de los niños en hebreo, que han popularizado las comunidades neocatecumenales aquí.

4 comentarios:

  1. Me ha parecido precioso el canto de los niños en hebreo.Su música me suena a
    marcha,puesta a punto,sacudida del espíritu.
    También, me gustan los comentarios de las fiestas judías.Y cada vez que habla de
    ellas,se me despierta el deseo de participar en alguna.
    Padre Eduardo,muchas gracias.

    ResponderEliminar
  2. Cómo me gusta esta fiesta!! Es súper catequética para los niños.
    Nuria

    ResponderEliminar
  3. Anoche celebramos nosotros (R.C.C) del Templo, Pasos de Santiago, nuestra Cena Hebrea.
    Estuvimos cinco horas de profundo gozo y alegría recordando nuestra liberación, y entonando Salmos y cánticos inspirados; unos en castellano, y otros en hebreo.

    El echo de pensar de que Jesús oró en esas mismas circunstancias, nos invitaba a acoger cada texto,cada sorbo de vino,cada brindis,cada instante de silencio...como único,irrepetible y divino.
    FELIZ PASCUA DE RESURRECCIÓN!

    ResponderEliminar
  4. ¡¡¡ EMOCIONANTE ... !!!!!!!!!!


    ¡¡¡ BENDITÍSIMA FELIZ PASCUA DE LA RESURRECCIÓN

    DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO ...!¡ LA PASCUA DE JESÚS NUESTRA PASCUA

    NUESTRA PASCUA PARA USTED PADRE SANZ DE MIGUEL ...Y PARA TODOS ... PARA CADA UNO DE LOS SERES LATIENDO CON LOS LATIDOS DE NUESTRO CREADOR HUMILDÍSIMO MISERICORDIOSÍSIMO ... ! ¡ AMÉN ...!!!!!!!


    CON ADMIRACIÓN Y AGRADECIMIENTO

    ALBA UNA CON BERNABÉ


    AFECTÍSIMA EN JESUCRISTO


    ResponderEliminar