Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 17 de enero de 2015

En defensa del papa Francisco


Acabo de leer un artículo titulado “El papa Francisco, criticado por viejos vaticanistas y vaticanólogos”, que intenta responder a aquellos que “no entienden ni su espontaneidad, ni su transparencia, ni su afán reformista-administrativo, ni su apertura a todos los hombres y organizaciones sean del color que sean”.


En otro contexto, también he leído otro artículo titulado "Críticas a Francisco en medios de izquierda por sostener que la libertad de expresión tiene límites". Así que las críticas llegan desde distintos ámbitos. Cuando alguien no hace ni dice nada, nadie habla de él. Pero de los que hacen y dicen cosas, todos creen tener una palabra que decir.

Esto me ha hecho reflexionar. Aunque la mayoría de los católicos estamos encantados con el papa Francisco, soy plenamente consciente de que algunos grupos dentro y fuera de la Iglesia no están contentos con su manera de actuar y le acusan de las cosas más peregrinas. Incluso de “desacralizar el papado”.

Es lo que le pasaba a Jesús. La mayoría de los que lo escuchaban acogía con gusto sus enseñanzas, pero también había algunos que no querían que nada cambiase y lo veían como una amenaza. Identificaban la religión con determinadas costumbres, tradiciones y manifestaciones culturales y no admitían que alguien afirmase que las cosas podían cambiar. Y menos aún que debieran cambiar para mejorar el mundo.

Algo parecido sucede en nuestros días. Hay quienes identifican a la Iglesia Católica con algunas tradiciones y valores sociales, que pueden ser muy buenos y respetables, pero que no son la esencia del cristianismo.

Por ejemplo, hace pocos días, un conocido corresponsal de radio en España afirmó que Francisco es un “papa peronista” y que irá al infierno. Obviamente, no le gustaron algunas actuaciones del pontífice. La dureza de sus palabras no me sorprende demasiado, ya que es el estilo habitual de este periodista. Lo que no deja de sorprenderme es que durante los años pasados fuera la voz principal de la COPE, la radio de los obispos españoles.

Lo mismo sucede con los grandes representantes del sistema financiero estadounidense, que se dedican a lanzar críticas contra el papa Francisco. Importantes miembros de un conocido grupo ultraconservador lo han calificado en varias ocasiones de “comunista”, “marxista”, “pauperista” y de “peligroso” para los intereses de Occidente (que hacen coincidir con “sus” intereses particulares). Esto tampoco me sorprende. Lo que sí es asombroso es que en los años pasados los obispos de Estados Unidos hicieran acuerdos con ese grupo y tuvieran una relación más que amistosa con sus miembros.

Pero no son estas las únicas voces contrarias al papa Francisco que hacen oír su descontento con afirmaciones a veces ofensivas. Es bien conocida la campaña que desde ambientes lefevrianos se está realizando contra el papa, afirmando que es masón, que su elección no fue válida y que según algunas pseudoprofecías sería el antipapa que nos lleva al final de la historia.

Esos ataques desde fuera de la Iglesia entran dentro de lo comprensible. Al fin y al cabo, también atacaban a Juan Pablo II y a Benedicto XVI, fuera por estas o por otras causas.

Más extraña es la oposición abierta que están demostrando algunos que hasta hace poco se presentaban como la esencia del catolicismo y eran aclamados por muchos como tales. Podría nombrar algunos escritores y portales de internet concretos, pero prefiero no descender a detalles.

Nos puede pasar a todos, que aclamamos al papa cuando dice o hace lo que nos gusta y lo rechazamos cuando hace o dice lo que no nos gusta. Pero los católicos debemos recordar que el papa es el signo de unidad en la Iglesia, más allá de sus decisiones de gobierno o de sus gustos estéticos. Por eso queremos permanecer en comunión con el sucesor de Pedro y pedimos al Señor que lo acompañe e ilumine en sus decisiones. Amén.

15 comentarios:

  1. Bueno que digan lo que quieran pero creo que el Papa Francisco es lo mejor que nos ha pasado desde hace mucho tiempo, es auténtico vive como seguramente lo haría Jesús y desde mi punto de vista está haciendo mucho bien a la Iglesia aunque tenga detractores. Que el Señor le acompañe y le de su fuerza y su luz. Isabel

    ResponderEliminar
  2. En mis oraciones de cada día, el recuerdo al Santo Padre q rija la Iglesia en cada momento, me lo enseñaron de niña, con los anteriores y con el actual, digo haciéndolo. Especial para mi, y muy próxima me siento al Papa Francisco, es precisamente por su sencillez, espontaneidad, transparencia, calidez, sonrisa abierta y natural, bueno, diría mas cualidades q adornan su inteligencia y bondad natural, pero claro, no a todos puede gustar la BELLEZA D LO NATURAL, y a nuestro Papa el Señor le ha concedido una gran dosis de SENCILLO AMOR AL PRÓJIMO y puede despertar a otros, sentimientos ingratos. Pidamos por ellos y MAS POR LA FORTALEZA DEL SANTO PADRE.

    ResponderEliminar
  3. Esta noticia del Papa, me deja muy triste, comparto contigo en su defensa.Te doy las gracias también por todo lo que nos vas diciendo sobre la vida Consagrada. Que gracia es para nosotros tu blog,en buena hora te conocí! Con todo mi cariño y oración Siempre unidos en Jesús. Lurdes A.

    ResponderEliminar
  4. Agradezco mucho sus sensatas palabras, estimado Padre Eduardo.
    El Papa Francisco ya en mi país recibía muchas críticas por su manera de ser, pero créame que es lo más parecido a Jesucristo Bíblico que humildemente he conocido.
    Perteneci a su Diócesis, soy hija en la fe de sus pastores directos, siempre fue cercano, me acuerdo darme vuelta a mirar para atrás y estaba El orando con nosotros en la Parroquia, siendo Cardenal.
    Fue amenazado de muerte por el Presidente Kirchner esposo difunto de la actual Presidenta.
    Sabe muy bien , lo que quiere y jamás tendrá miedo a la muerte física y a las críticas.
    Agradezco a Dios por darnos un Pastor habitado por el Espíritu Santo y oro por nuestra amada Iglesia.

    ResponderEliminar
  5. Pues yo no soy ni ultraconservadora ni de izquierdas, pero este Papa no me gusta en varios aspectos:
    1.- Lo veo muy de gestos "de cara a la galería" pero, a la hora de la verdad, sigue diciendo la doctrina que han mantenido los Papas anteriores. Me refiero, por ejemplo, a temas como la homosexualidad o el sacerdocio femenino: dice cosas que parece que van en una línea diferente pero, lees con más detalle y, a la hora de la verdad, la doctrina que transmite es la misma de siempre. Pero mucha gente no se da cuenta.
    2.- A mí también me parece que le "va la marcha" del marxismo: mucha crítica a la sociedad capitalista pero, en los lugares donde hay cristianismo y capitalismo es donde más se ha avanzado, donde mejor se vive y dónde hay más libertades individuales y respeto por la vida humana. De acuerdo que no es perfecto. Pero mucho peor es el comunismo (como lo ha demostrado y lo sigue demostrando la historia) y todavía no le he oído ninguna crítica.
    3.- Me parece muy mal que haya colaborado en el tema de Cuba: han quitado el aislamiento sin que la dictadura comunista de Castro haya liberado a los presos políticos, ni haya hecho ningún gesto. Me gustaría saber qué le diría Juan Pablo II, figura clave en la caída del comunismo. Y, por cierto, ya veremos si lo que ha hecho el Papa en realidad, es ayudar a Obama a recuperar su popularidad - que está por los suelos - y a conseguir votos de los hispanos.
    4.- Me hace gracia a mí eso del diálogo con el Islam. Me gustaría saber cómo se dialoga con alguien que quiere acabar contigo.
    5.- Por otra parte, me aburren bastante sus escritos. Pero, bueno, eso es lo de menos.

    ResponderEliminar
  6. Y me llama la atención, Eduardo, que subrayes la dureza del estilo de Federico Jiménez Losantos (el periodista al que te refieres) cuando el Papa mismo es el que está hablando de dar puñetazos si se meten con su madre ¿No es más duro un puñetazo que unas palabras? ¿No alaba tanto el diálogo? O sea que, con los islamistas que nos matan, dialoguemos pero, con el que se meta con nuestras madres... ¡Puñetazo! ¿Es eso lógico, coherente y proporcionado?
    Por cierto, las críticas a ciertas actuaciones del Papa se hacen también desde círculos liberales, como el caso del periodista al que citas y, al que por cierto, echaron de la Cope por presiones: no conseguían callarlo con respecto a temas como buscar la verdad sobre el atentado del 11 M, seguía apoyando a las víctimas de la Eta, mientras que Zapatero y Rajoy se vendían a los asesinos, defendía la unidad de España frente a los separatistas catalanes y vascos...

    ResponderEliminar
  7. Y unas últimas preguntas:
    1.- Si la bomba la hubieran puesto los cristianos a los islamistas por alguna caricatura ¿Habría dicho lo mismo el Papa? Yo creo que no. En ese caso, habría reprochado la violencia. Es decir, yo creo que se habría puesto en cualquier caso, a defender a los islamistas.
    2.- ¿Qué les habían hecho los judíos del supermercado a los islamistas? Porque el "puñetazo" también fue dirigido a ellos. Y, según parece, de ellos no se acordó el Papa.

    Yo, lo que veo, es que este Papa defiende lo que atenta contra los cimientos de nuestra civilización y de nuestras libertades: el Islam y el comunismo. Creo que le haría falta conocer un poco mejor la historia y tenerla más en cuenta.

    ResponderEliminar
  8. Después de leer los comentarios donde todos se han podido expresar libremente destacaría en este octavo lugar la opinión de Encarnación la cual comparto, por eso quiero como el Padre Eduardo permanecer en comunión con el sucesor de Pedro. Pido por él y por todos los que sufren persecución por causa de su fe... buenas noches.M.Jose

    ResponderEliminar
  9. Agradezco que se respete en este blog la libertad de expresión y que se hayan mantenido mis comentarios que discrepan de la mayoría.
    Por otra parte, me llama la atención que haya personas que opinen que, a los que no nos gusta todo lo que hace este Papa, es que no nos gusta "la belleza de lo natural" y que hay que pedir por nosotros porque, al parecer, estamos fuera de camino. eso es utilizar la falacia del argumento "ad hominen", es decir, atacar o descalificar a la persona en vez de responder a sus argumentos. Curiosamente, a veces se representa como... ¡UN PUÑETAZO! http://lasmemoriasdecharles.blogspot.com.es/2013/08/el-ataque-personal-la-falacia-ad-hominem.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mientras se hable con respeto, en este blog son bienvenidas todas las opiniones. De todas formas, sigo pensando que las acusaciones al papa Francisco son injustas, aunque es verdad que a veces usa un lenguaje peculiar, pero está claro que en cada región del planeta se usan distintas maneras de hablar y hay que distinguir las propuestas esenciales y las declaraciones en contextos distendidos, como una rueda de prensa en un avión. También es cierto que a una persona que ocupa su cargo siempre le mirarán con lupa todo lo que diga y él tendrá que acostumbrarse a tener más cuidado cuando hace declaraciones, pero eso es secundario, pienso.

      Eliminar
  10. Desde la armonía y la paz interior, con un corazón que humildemente -por ser consciente de sus límites- se abandona en el Amor de Dios en búsqueda expectante de Su Verdad, las cosas se llegan a intuir e interpretar en su justa medida. Padre Eduardo, suscribo al cien por cien cuanto ha escrito con respecto al Papa Francisco. Y llevo a la oración todo y a todos. GRACIAS

    ResponderEliminar
  11. Padre Eduardo, siento mucho decir que el papa Francisco me ha decepcionado profundamente. Ha bastado una frase para ello: "Es cierto que no se puede reaccionar con violencia, pero si el doctor Gasbarri, que es mi amigo, dice una grosería contra mi madre, le espera un puñetazo" papa Francisco

    Hasta que no vi las imágenes y escuché al papa Francisco, pensé que era una mentira de alguien que quería hacer daño al papa Francisco. Para mí era imposible que el papa Francisco pudiera decir esas palabras.

    ¿Cómo es posible que se olvidara de la oración de San Francisco de Asís?

    Todavía me estoy recuperando del susto. Sería conveniente que el papa Francisco dimitiera a la vuelta del viaje y convocara nuevo cónclave.

    Muchas gracias. Paz y Bien.

    Pilar Fabregat Fabregat

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pienso que no hay que exagerar. El papa dijo que si su amigo insulta a su madre le podría dar un puñetazo. No creo que haya que tomarlo al pie de la letra, sino como un género literario, quizás desafortunado, pero sin mayor importancia. No dijo que haya que responder dando puñetazos a quienes nos ofenden, sino solo un ejemplo para invitar a no ofendernos unos a otros.

      Eliminar
  12. Padre Eduardo,

    Un poco exagerada sí fui, se me olvidó que el Papa Francisco es humano.

    Como género literario prefiero la bella homilía que el Papa Francisco acaba de pronunciar en la Vigilia Pascual.

    ¡Feliz Pascua!

    Pilar Fabregat Fabregat

    ResponderEliminar
  13. Asun, si te aburren sus escritos, los de Benedicto XVI te deben dejar dormida, por lo menos :) Y, curiosamente, serán los escritos que, de todos los papas de mediados del XX hasta mediados del XXI, serán citados 100 años después, como hoy citamos la famosa encíclica "Rerum novarum" de León XIII, de 1892... la que comenzó la llamada "doctrina social de la Iglesia" y la que tomó en serio por primera vez la llamada "cuestión obrera". Y curiosamente León XIII ni es beato ni santo ni parece que esté abierta su causa de canonización. Pero 100 años después lo seguimos citando. Hay que tener perspectiva histórica y no mirarse tanto al ombligo católico del momento. Todo pasa, nosotros y cada papa también. Sólo queda lo fundamental: Dios y lo que se refiere esencialmente a Él. Ya lo dijo santa Teresa: "Todo pasa. / Dios no se muda". Saludos

    ResponderEliminar