Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 18 de mayo de 2014

Las crisis en la Iglesia


Dicen que la Iglesia está en crisis. Y es verdad. Pero no es la primera vez en su historia ni será la última. La primera lectura de la misa de hoy (Hch 6,1-7) nos presenta la primera crisis de la Iglesia: la falta de entendimiento entre los cristianos "helenistas" (que hablaban griego y provenían de fuera de Israel) y los "hebreos" (que habían nacido en Israel y hablaban arameo).

Eran dos grupos muy distintos entre sí por cuestiones culturales y lingüísticas, pero se sentaron a dialogar y llegaron a un acuerdo. Es verdad que los problemas volvieron a surgir más tarde y de nuevo hubo que volver a tratarlos en el llamado Concilio de Jerusalén, pero lo importante es que se dialogaba y se buscaban soluciones entre todos.

De momento, lo que hicieron fue "inventar" un nuevo ministerio en la Iglesia: el de los diáconos. Así la Iglesia fue organizándose y desarrollando aquellos carismas que la ayudaban a crecer. Algunos de los ministerios que surgieron entonces ya no existen, otros sí.

En la actual situación de crisis social y eclesial, los cristianos también deben sentarse a dialogar para encontrar soluciones nuevas. No se pueden dar respuestas viejas a problemas nuevos.

El papa Francisco quiere que se hable y se busquen propuestas para las cambiantes situaciones familiares de nuestros días. Por eso ha convocado un sínodo sobre la familia que se desarrollará durante los próximos dos años.

Hay quienes quieren que todo siga igual, que nada cambie, y lo repiten continuamente. Pero la verdad es que ha cambiado el mundo y la Iglesia debe dar respuesta a los interrogantes que se le plantean.

Los primeros cristianos no tuvieron miedo de inventar nuevos ministerios, de abandonar unas estructuras heredadas y de crear otras, de buscar respuestas novedosas a los problemas que iban surgiendo.

Esa es la verdadera fidelidad a Cristo: adaptar su mensaje en cada situación concreta de la vida, porque Él sigue vivo y quiere seguir siendo fuerza de salvación para los creyentes. Pero cuenta con nosotros. Y quiere que usemos nuestras capacidades para hacer llegar su gracia a los hombres de hoy.

San Juan de la Cruz recuerda que Dios no inspiró a Moisés que nombrara 70 ancianos como colaboradores suyos. Se lo sugirió su suegro y él lo puso en práctica. Así debemos hacer nosotros: usar nuestra inteligencia e imaginación para encontrar la manera de responder a las situaciones concretas que nos presenta la vida, sin esperar a que la solución nos venga del cielo. Dios nos ha dado la inteligencia, y quiere que la usemos.

El Señor ilumine al papa Francisco y a los responsables de guiar su Iglesia para que busquen nuevas respuestas para los problemas contemporáneos y nuevos ministerios con los que dar respuesta a las necesidades actuales de la Iglesia. Amén.

10 comentarios:

  1. ¡Por su puesto que la iglesia volverà a florecer! ¡Por su puesto que se encontraràn nuevas formas! Por que por encima de crisis y problemas està Dios.
    Mantengamos nuestra alegria, nuetra fè y nuetra esperanza.¡Gloria al Señor! Fina.

    ResponderEliminar
  2. Tenemos que pedir mucho por el Papa Francisco que el Señor le ilumine y le dé fuerza porque la tarea que tiene por delante es ardua y complicada y tiene muchos oponentes, dentro de la Iglesia, que no quieren que se renueve. Señor ayudale. Isabel

    ResponderEliminar
  3. Valiente reflexión. Y muy actual. Gracias. Elías.

    ResponderEliminar
  4. Bravo por esta reflexión que haces haciendo avanzar tu argumentación con una lógica brillante y rigurosa.
    No sabía lo del sínodo sobre la familia. Me parece muy bien. Es muy necesario. Ante la crisis de esta insitución, muchos esgrimen un discurso cavernario, reclamando el mantenimiento de una familia patriarcal, donde todo "funciona" gracias al sacrificio de uno de sus miembros: la madre. Hoy, en la mayoría de los casos, sigue siendo así, incluso en las sociedades más desarrolladas en las que la mujer trabaja y es independiente económicamente.
    Una pregunta que se me ocurre ¿En es sínodo habrá sólo hombres o participarán también las mujeres? Porque, si sólo hay hombres, me temo lo peor.

    ResponderEliminar
  5. Sí pidamos mucho al Espiritu Santo que ilumine a nuestros pastores ya que la presion del mundo es mucha. Es verdad que las familias han cambiado pero Dios no. Y muchas de las situaciones familiares y sociales negativas tienen la raiz en que esta generación se olvidó de los mandamientos de Dios. Lo ha excluido de su vida cotidiana por lo tanto lo que vemos son las consecuencias de la desobediencia. A mi me ocupa y oro para mantenernos firmes y fieles a la sana doctrina. El mundo quiere que la Iglesia diga que lo que ha enseñado que es pecado ya no lo sea. Y si por ahi va la cosa entonces estaremos mucho peor.

    ResponderEliminar
  6. Gracias P. Eduardo por ser tan sensible a las necesidades de la iglesia. Ana.bu

    ResponderEliminar
  7. Pienso que buscar una solución a los problemas actuales no es nada fácil, hace falta inteligencia e imaginación, escuchar nuevas voces y opiniones de personas que pueden aportar ideas, para satisfacer las necesidades que tiene hoy la sociedad. La la familia es un eslabón importante, porque es ahí es donde se inculcan los valores, pero no es lo único que tendrían que abordar...
    P. Eduardo, se nota que amas lo que haces y que estás por la labor de buscar soluciones y para ello no escatimas esfuerzo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Óle, Óle, Óle.
    Padresito, Gracias por estas reconfortantes palabras de esperanza
    Un abrazo.
    Ángel

    ResponderEliminar
  9. El Consejo Ordinario del Sínodo de los Obispos se reunió del 24 al 25 de febrero para discutir los resultados de la encuesta abierta en noviembre de 2013 con el envío de un cuestionario a las conferencias episcopales del mundo sobre temas concernientes a la familia.Nosotros participamos en el cuestionario junto a otras parróquias y sintiéndonos parte de la iglesia de nuestro tiempo. Que Dios bendiga al papa Francisco.
    Javier y Conchita

    ResponderEliminar
  10. Gracias por sus palabras llenas de esperanza para lis que creemos en nuesta Iglesia y que esperamos florezca tomando en consideracion a todos por igual, sin exclusiones, con amor. desde Puerto Rico...

    ResponderEliminar