Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 15 de julio de 2014

San Simón Stock y la Virgen del Carmen



Aunque la fiesta de san Simón Stock es el 16 de mayo, su figura está unida a la Virgen del Carmen y al escapulario. San Simón escribió la preciosa oración que dice:


Flor del Carmelo,
viña Florida,
esplendor del cielo,
Virgen singular.
Oh, Madre amable,
mujer sin mancilla,
proteje siempre

a los Carmelitas,
Estrella del Mar.

La podemos escuchar el latín con la música original gregoriana aquí. Es la secuencia del día del Carmen, que se puede leer o cantar antes del evangelio.

3 comentarios:

  1. Querido P. Eduardo, corríjame si me equivoco, pero recuerdo en algún momento haber oído que el escapulario era originariamente una prenda a modo de delantal, para proteger las vestiduras. Desde aquel momento entendí el escapulario como una actitud de servicio, como la Virgen María. Cada vez que "me pongo el delantal" tengo la imágen del escapulario de la Virgen que da sentido a ese salir de uno mismo para ir al encuentro del "otro", Cristo.
    Nuria

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, originalmente el escapulario era como un delantal o bata para proteger el vestido. Con el tiempo ha adquirido otros significados, pero nunca debeìa perder el original, de servicio humilde.

      Eliminar
  2. Ayer leí la palabra mistagógica. Corríjame si me equivoco, pero en un folleto que nos dieron a los catequistas, sobre el Papa Francisco, habla de la necesidad de una iniciación mistagógica, significando por un lado la necesidad de una progresividad en la experiencia de la fe donde interviene toda la comunidad y por otro de una renovada valoración de los signos litúrgicos. Esto lo he experimentado con el rosario nocturno. Por un lado la progresividad en la vivencia con la dirección una vez a la semana del rosario en la Iglesia y por otro la nueva construcción de la pequeña gruta en el patio de Lourdes. Todo lo cual me ha llevado a un fortalecimiento en la fe. José Mª Celdrán.

    ResponderEliminar