Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 4 de octubre de 2012

San Francisco en el arte

Ya comentamos aquí que el retrato más antiguo de san Francisco es el que hemos recogido aquí, que se encuentra en el monasterio de los benedictinos de Subiaco (el Sacro Speco). El santo no lleva la aureola ni los estigmas. La inscripción latina solo dice Fr[ater] Franciscu[s] (Hermano Francisco), por lo que es anterior a su canonización. Me gustaría que se fijen en el color de su hábito. Como en casi todas las representaciones antiguas, no está vestido de marrón, ya que las varias familias franciscanas vestían distintos tonos de azul, de gris, de negro o de beige. Solo en el s. XIX los franciscanos asumieron el color marrón (hasta entonces llamado "color carmelita", como aún se le sigue llamando en Cuba, por ejemplo). Por lo que la mayoría de las pinturas y esculturas del santo que lo representan con hábito marrón son modernas. A continuación recojo varias representaciones antiguas del santo, para que comprueben lo que les estoy diciendo sobre el color del hábito.


Sassetta (1392-1450)

Simone Martini (1284-1344)

Cimabue (1240-1302)

Berlinghieri (+1236)

Andrea Vanni (1332-1414)
Correggio (1489-1534)


El Greco (1541-1614)

4 comentarios:

  1. Ay que ver qué cosas más interesantes nos hace descubrir usted, cosas en las que nunca habríamos reparado, sea en el arte, sea en la espiritualidad. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. No sabia yo que los padres franciscanos hubieran tenido los habitos de tantos colores. Son cosas muy curiosas. Gracias Eduardo por toda la formacion que nos das. Sagrario.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, por acordarse del Santo, es el primero que hizo un belén.

    ResponderEliminar
  4. El que más me gusta, el retrato: ojos grandes, cara noble, sonrisa tranquila, mano grande y generosa.

    ResponderEliminar