Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 4 de abril de 2013

Razones para la esperanza

Mientras haya mujeres como estas, que consagran su vida a aliviar los sufrimientos de los necesitados, podremos seguir esperando. Ellas siguen siendo los testigos de la resurrección.









7 comentarios:

  1. ¡¡Que leciones de vida!! ¡Ellas si que han entendido el amor de Dios! Fina

    ResponderEliminar
  2. Precisamente ayer el Papa en la audiencia dijo que las mujeres fueron las primeros testigos de la resurrección. Y me parece que hoy lo siguen siendo. Gracias, hermanas. José.

    ResponderEliminar
  3. Estas madrecitas, tan entregadas a todos, siempre sonríen porque la paz les brota del corazón. Ana

    ResponderEliminar
  4. Que chiquitina uno se siente al observar la grandeza de Dios reflejada en la obra de Jesús. Que ejemplo para seguir.

    ResponderEliminar
  5. Estas mujeres si que tienen corazon de madre Estas aprovechan la vida que Dios les ha dado Ana

    ResponderEliminar
  6. Que mucho dice la acción. No se necesitan palabras para entender. Jesús ayudanos a imitarlas.

    ResponderEliminar
  7. Jesus danos un corazon de madre para amar a este DIOS QUE SUFRE DENTRO DEL CORAZON DE ESTOS HERMANOS NUESTROS ANA MARIA

    ResponderEliminar