Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 30 de octubre de 2012

30 de octubre: Beata María Teresa de san José

La beata María Teresa de San José es una figura extraordinaria. Su nombre de seglar era Anna María Tauscher. Nació en 1855, en Sandow, entonces Alemania y hoy Polonia, hija y nieta de pastores luteranos. Desde muy joven quería consagrarse por entero al servicio de Dios y de la evangelización, adoraba la presencia de Cristo en la Eucaristía, amaba a san José y defendía la virginidad perpetua de Nuestra Señora antes incluso de tener cualquier contacto con católicos o con la doctrina católica.

Su definitiva conversión al catolicismo tuvo lugar después de leer el Libro de la Vida de santa Teresa de Jesús. Rechazada por la familia, pobre y enferma, incomprendida por las autoridades religiosas, nunca se desanimó. Después de muchos sufrimientos y decepciones, pudo fundar una congregación religiosa de espiritualidad carmelitana al servicio de los necesitados: las Hermanas Carmelitas del Divino Corazón de Jesús. Confiando siempre en la Divina Providencia, ella misma fundó numerosas casas en distintos países de Europa y América. Fue beatificada en 2006.

Oración colecta. Dios omnipotente y misericordioso que inspiraste a la beata María Teresa de San José para que se dedicara con zelo admirable al servicio de tu pueblo, concédenos, por su intercesión, que podamos trabajar con el mismo amor para la edificación de la Iglesia, incluso en medio de las dificultades.

Oración sobre las ofrendas. Acepta, Señor, el humilde servicio que te ofrecemos al recordar a la beata María Teresa, virgen, y por el santo sacrificio de Cristo, tu Hijo, transfórmanos en ardientes apóstoles de tu amor.

Oración después de la comunión. Padre, que nos has nutrido con el pan de la vida, haz que siguiendo el ejemplo de la beata María Teresa llevemos en nuestro cuerpo mortal la pasión de Jesucristo y nos unamos a ti, único y sumo bien.

Aquí pueden consultar la página web de su congregación, aquí un blog de las hermanas (con solo tres entradas) y aquí su biografía en la web del Vaticano.

3 comentarios:

  1. Desde luego, que casi cada día nos hace conocer nuevas figuras y ramas de esta gran familia del Carmelo. ¡Quién habría sospechado que este árbol es tan fecundo! Gracias por hacernos sentir parte de esta familia espiritual. Paolo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. fascina el fuego de su amor con el perfume de familia

      Eliminar
  2. Es increíble saber que tengo una santa patrona tan cercana por el nombre y con espiritualidad carmelitana pues mi nombre es María Teresa de José, le faltó a mi mamá ponerme el San y soy devota de Santa Teresa de Ávila y de Santa Teresita del Niño Jesús, me llama mucho la atención Los (as) Carmelitas

    ResponderEliminar