Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 30 de julio de 2017

Jesús es el gran tesoro


El evangelio de hoy recoge las parábolas de la perla preciosa y del tesoro escondido. Ambas nos indican que el reino de Dios es algo infinitamente valioso, por lo que merece la pena arriesgar todo lo demás.

He explicado este evangelio en otras ocasiones. Basta hacer un click sobre los títulos para que se abran:

El tesoro escondido y la perla preciosa. El tesoro, la perla, lo más hermoso y valioso del mundo es Jesús mismo. Por él se puede renunciar a cualquier otra cosa, porque él vale más que todo el mundo junto. El acento no recae en lo que tenemos que dejar para seguir a Jesús, sino en lo que él nos ofrece, que es mucho más precioso que cualquier otra cosa, por lo que el gozo verdadero proviene de encontrarle a él...

El tesoro escondido. Un viaje al Amazonas. Un hombre viajó al Amazonas y regresó a su tierra sorprendido por la belleza de sus paisajes, la variedad de su flora y de su fauna, la acogida de sus gentes y el sabor de las frutas tropicales...

Para profundizar en el tema, les invito a ver este simpático vídeo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario