Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 6 de julio de 2014

Vengan a mí los cansados y yo los aliviaré


Estamos celebrando el domingo 14 del Tiempo Ordinario (ciclo "a"). La liturgia de la Iglesia está organizada de tal manera que cada domingo leemos algunos párrafos de distintos libros de la Biblia, de forma que a lo largo de tres años demos un repaso a la Biblia entera.

Jesús, en el evangelio de hoy nos dice: «Vengan a mí todos los que están cansados, que yo los aliviaré». No sé ustedes, pero yo necesito descansar un poco en los brazos de Jesús, con mi cabeza apoyada en su pecho, como hace Juan en la imagen de arriba.

Mi vida no es especialmente agotadora, como la de una madre con hijos pequeños o la de alguien que trabaja lejos de casa y tiene que estar siempre yendo y viniendo, pero a veces también me encuentro cansado y necesitado de un poco de reposo.

Como dice el Eclesiástico, en la vida de cada persona «hay un tiempo para cosa: un tiempo para la guerra y otro para la paz, un tiempo para el trabajo y un tiempo para el descanso».

Quiero hacerme sencillo de corazón para poder descansar con Cristo. Él mismo dice que estas cosas no las entienden los que son muy complicados.

Señor Jesús, sé tú mi fortaleza y mi descanso; dame tu gracia y tu paz, ayúdame a llevar tu yugo (mi cruz) sin poner malas caras ni quejarme. No me dejes de tu mano, porque sin ti no puedo nada.

6 comentarios:

  1. Querido Padre Eduardo, no sea tan modesto. Los que le conocemos, sabemos que su vida es tan agotadora o mas que la de cualquiera de nosotros.
    Hombre inquieto y andariego, tomese un descansito que se lo merece.Fina.

    ResponderEliminar
  2. Padre si dice que ud. no está cansado, si no para, que podré decir yo? El Señor le da una fuerza especial para que nos pueda ayudar, pero como dice Fina tómese un descansito y ¡¡descanse!!. que Dios le bendiga. Isabel

    ResponderEliminar
  3. 'Como estara cuando dice que necesita descansar' El Señor descanso y usted tiene que descansar Pero somos nosotros los que a veces no lo dejamos descansar A si que tiene que aprender a decir No puedo y pensar hasta donde pueden llegar sus fuerzas
    Vale mas verlo una vez al año que nunca

    ResponderEliminar
  4. creo que las personas han malinterpretado.....
    sea como sea...aqui no se trata de que si tu o el otro necesita del descanso de Dios....se trata tu relacion intima con Dios....se trata como hago cuando me siento que mis fuerzas se han agotado..que hacer cuando no encuentro alivio en mis hermanos...recurro a donde?....pues recurro al recinto mas escondido de mi alma y llamo al que me ama al que me ama y es fiel en su palabra en su promesa. es ahi donde encuentro el lugar de descanso para mi alma.
    Lourdes Baez

    ResponderEliminar
  5. Querido padre Eduardo,¿Cómo puede pensar que su vida no es agotadora?
    Los que lo queremos, le hemos dicho muchas veces que necesita
    descansar.Su ritmo es vertiginoso y muy exigente,y más aun con una salud
    quebrantada. Dice que hay un tiempo para todo,¿dónde está el suyo para
    descansar? posiblemente en una nueva entrega generosa para predicar la buena noticia.Su corazón generoso y su cabeza apoyada en el pecho de Cristo,dan descanso y alas a su espíritu.
    Pero somos humanos y el cuerpo tiene necesidades que hay que atender.
    Y es nuestro carmelita andariego quien tiene que ocuparse del suyo con amor.
    Que el Señor lo bendiga siempre y que lo uyude a aceptar que tiene límites.
    Espero no haberle ofendido.Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Acabo de oir la triste noticia de la muerte de un gran sacerdote jesuita, el P. Fernando Guardia Jaen. Luchador incansable de los derechos humanos, de los pobres y por supuesto del Evangelio. Un merecido descanso en los brazos del Señor. Ojala nos encontremos todos preparados para cuando nos llame el Señor.
    Entonces descansaremos felizmente. Verdad P. Eduardo? Aida Estela Mendoza.

    ResponderEliminar