Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 4 de junio de 2015

Visitando Segovia, donde se conserva el sepulcro de san Juan de la Cruz


Hoy pasaremos el día en Segovia, ciudad rica de historia y de arte, famosa por su acueducto romano, por sus iglesias románicas, por su bella catedral gótica (llamada "la dama de las catedrales") y por el alcázar. Pero, para nosotros, lo más importante es que en el convento que construyó san Juan de la Cruz se conserva su sepulcro.

San Juan de la Cruz fue nombrado superior de la casa en 1588 y permaneció en ella durante algo más de tres años, hasta algunos meses antes de su muerte. 

Como ya había hecho en otros destinos, en Segovia trabajó de albañil, de hortelano, de enfermero… sin descuidar la vida comunitaria, ni a las madres carmelitas de la ciudad (a las que atendía semanalmente), ni la acogida de las personas que acudían a confesarse al convento. Desde allí escribió casi todas las cartas que se conservan (pocas, en total treinta y tres; de la mayoría solo pequeños fragmentos).

Ya había estado en la ciudad en 1574, ayudando a santa Teresa en la fundación de las carmelitas descalzas, y en 1580 para fundar el convento de los frailes, del que después fue nombrado superior.

En el video pueden ver algunas imágenes de la ciudad.

2 comentarios:

  1. A Qué lugar tan importante iremos hoy! Gracias Señor por darme esta oportunidad de conocer más de San Juan de la Cruz. Alina

    ResponderEliminar
  2. Pocas ciudades de las que he visitado han dejado tanta huella en mi interior como Segovia. La contemplación del acueducto me hacía perder la noción del tiempo. Pero lo que más caló en corazón fue poder orar en silencio ante el sepulcro de San Juan de la Cruz... y aquí ya dejo las palabras... porque no me sirven...

    ResponderEliminar