Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 5 de septiembre de 2015

Teresa de Calcuta, madre de los pobres


Hoy es la fiesta de santa Teresa de Calcuta. He hablado de su vida aquí. He recogido su "Oración para aprender a amar" acompañándola de un vídeo con música aquí. Les he ofrecido su texto "Da siempre lo mejor y lo mejor vendrá" aquí. He presentado una selección de pensamientos suyos aquí.

Todo el mundo admiraba y alababa la labor de la madre Teresa. Todo cambió cuando se decidió a señalar el aborto como una de las principales causas de los males de la sociedad. Ya en el discurso de agradecimiento por el premio Nobel, dijo:

“Hay una cosa que quiero compartir con vosotros: hoy el más grande crimen contra la paz es el crimen contra los niños inocentes nunca nacidos. Si una madre puede matar a su niño ¿qué nos impide a ti y a mi matarnos el uno al otro? Si una madre olvida a su hijo, yo no lo olvidaré, dice Dios. Porque yo lo he esculpido con las palmas de mis manos. Nosotros combatimos el aborto con la adopción y con la ayuda y bendición de Dios, salvamos miles de niños, y miles de niños encuentran una casa donde son cuidados, deseados y amados. Dale a un niño la oportunidad de amar y de ser amado”.

Es sorprendente la cantidad de páginas web que hablan mal de la madre Teresa y de su obra, acusándola de cosas absurdas e inverosímiles. No solo pasan por alto todo lo bueno que hizo, sino que quieren descubrir oscuras intenciones en todo su obrar.

Imagino que todas esas tonterías que se escriben sobre ella la dejarán indiferente en el cielo. De hecho, cuando los periodistas le hacían preguntas sobre su vida, ella solía responder: "¿Por qué me hacen estas preguntas? No escriban sobre mí. Escriban sobre Él".

A ella le importaba que se hablara de Jesús, ya que ella se había consagrado a hacer el bien por amor de Jesús. Se sabía amada y también sabía que la mejor manera de corresponder al amor de Jesús era amándolo en los más necesitados. Eso es lo que vivió y eso es lo que anunció durante toda su vida.

Que las enseñanzas de la madre Teresa nos ayuden a sentirnos amados por Dios y nos lleven a amar a nuestros semejantes, especialmente a los más necesitados. Amén.

2 comentarios:

  1. ¡ cómo me gusta el sari de la madre Teresa de Calcuta ! y ¡cómo me gustaría poder llevarlo puesto !
    En el artículo del otro día titulado " La nueva ropa de marca" referente a la toma de hábito de unos novicios carmelitas, un Padre carmelita hacía crítica de las ropas de marca, el consumismo...pero los q vivimos en sociedad a veces nos vemos obligados...En mi familia me regañan si a ciertos eventos no voy "correctamente vestida" y sufro por esto.

    ResponderEliminar
  2. Siento muchísima admiración por su vida, su desprendimiento total. Tan pequeñita y frágil y, tan GRANDE.
    GRACIAS madre Teresa, cuantra falta hace en esta sociedad personas como usted, aunque su simiente, esta esparcida por el mundo, la simiente del AMOR de JESÚS a los más pobres y desfavorecidos de la sociedad a los desechados. Que trabajo más duro.
    Nuestros corazones son duros y muchas veces insensibles; que Jesús nos cambie el corazón y, nos haga un corazón semejante al suyo. interceda por nosotros.
    Gracias madre
    Rosa


    ResponderEliminar