Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

martes, 19 de agosto de 2014

San Eutiquio, patrón de los que se duermen en la iglesia


El cuadro de Fernando Cabrera Cantó (1866-1937) se titula "Sermón soporífero" y se conserva en el museo de bellas artes de Valencia.

Eso de dormirse en la iglesia no es nuevo. Especialmente cuando las "homilías" se alargan y se convierten en "oh-mi-líos". Los Hechos de los Apóstoles hablan de un joven llamado Eutiquio que se le durmió al mismísimo san Pablo. Estaba sentado sobre el alféizar de la ventana y se cayó vencido por el sueño (Hch 20,7ss). Las dos siguientes pinturas lo representan.


2 comentarios:

  1. Y o procurare no sentarme en la ventana pues veo que es peligroso Yo no me duermo por que no me gusten los sermones pues cuando mas buenos son mas me relajan
    Ana Maria

    ResponderEliminar
  2. En ocaciones se habla mucho y se dice poco pero cuando se habla poco y se diche mucho no hay quien se duerma...Maggy

    ResponderEliminar