Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 19 de julio de 2015

Jesús sintió lástima porque andaban como ovejas sin pastor


El evangelio de hoy afirma que «Jesús sintió lástima de ellos porque andaban como ovejas sin pastor». El cuadro de Jesús «buen samaritano» expresa bien la compasión del Señor, que le lleva a salir al encuentro del herido, del débil, del pecador.

Esta es nuestra única esperanza: que Jesús sigue compadeciéndose de nosotros y de nuestros extravíos. No es indiferente a nuestros sufrimientos ni nos rechaza por causa de nuestros pecados. Al contrario, siente piedad y nos trata con misericordia.

He hablado de esto en varias ocasiones. En esta entrada, en concreto, comenté el evangelio de hoy y daba gracias al Señor, que sigue sintiendo lástima y actuando en favor nuestro. Él es nuestro buen Pastor, el único que nunca falla.

En la primera lectura, Jeremías habla contra los malos pastores (sacerdotes, políticos, líderes sociales...) que no buscan el bien del pueblo, sino su propia comodidad.

Gracias a Dios, en la Iglesia y en la sociedad también hay algunos pastores buenos, que trabajan por el bien común, especialmente por el de los más desfavorecidos.

Pero no hay duda de que un mal pastor hace más ruido que muchos buenos pastores. En este sentido, ¡cuánto daño han hecho a la Iglesia los escándalos de algunos malos pastores!

A nosotros solo nos queda pedir misericordia al Señor, al único verdadero Pastor bueno, hermoso y lleno de ternura. Jesús, buen Pastor, danos pastores con corazones parecidos al tuyo.

De Jesús, buen Pastor, he hablado en numerosas ocasiones. En esta entrada enlazo con varias, incluidos cantos y poesías.

El Señor, que siempre tiene misericordia de nosotros, nos ayude a ser misericordiosos con los demás.

1 comentario:

  1. JESUS NUESTRO BUEN PASTOR pastor de los pastores Estas pobres ovejitas necesitan a tus pastores Dales un corazon grande para amar y fuerte para luchar que no se dejen engañar
    por las trampas del demonio Maria cuidanos ha todos
    Ana Maria

    ResponderEliminar