Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 21 de julio de 2012

Jesús sintió lástima de ellos


El evangelio de mañana dice que «Jesús sintió lástima de ellos porque andaban como ovejas sin pastor». Es admirable descubrir una vez más que Jesús se olvida de su comodidad para entregarse a los demás.

El evangelio dice que estaba cansado y que se había retirado con sus discípulos a un lugar tranquilo «a descansar un poco, porque eran tantos los que iban y venían que no encontraban tiempo ni para comer». Pues a pesar del cansancio «se puso a enseñarles con calma».

Hoy también nos sentimos confundidos, desorientados, heridos. La crisis (económica, social, familiar...) y los escándalos (eclesiales, políticos...) nos afectan a todos. Gracias a Dios, Jesús sigue teniendo lástima de nosotros y se dispone a enseñarnos con calma. Somos nosotros los que no queremos detenernos a escuchar sus palabras, porque siempre tenemos cosas urgentes que hacer.

Señor Jesús, sigue compadeciéndote de nosotros, enséñanos tu evangelio. Aunque muchas veces nos olvidemos de lo que ya nos has anunciado, sigue insistiendo, por favor. Háblanos al corazón, vence nuestra indiferencia, danos tu paz. Amén.

2 comentarios:

  1. Me consuela pensar que Jesús también tiene lástima de mí, que no es indiferente a mis sufrimientos. Paolo

    ResponderEliminar
  2. Creo que la lástima es para el que no ha encontrado en su vida a Jesús, y al que ya lo ha encontrado le da lo que necesita.

    ResponderEliminar