Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 28 de julio de 2012

Jesús y las mujeres


Mañana se celebra la fiesta de santa Marta y santa María de Betania. Buena ocasión para reflexionar sobre la relación de Jesús con las mujeres. Sin querer polemizar, el cuadro del artista valenciano Joan Costa se titula "Sacra limpieza. El día después". Y representa a las mujeres después de la Última Cena.

Comencemos recordando que, fuera del ámbito doméstico, como señora de su casa y madre, la mujer no merecía consideración en la sociedad judía del tiempo de Jesús. De hecho, era una propiedad de los varones. El Decálogo, por ejemplo, presenta las «posesiones» del prójimo que el buen israelita no debe robar ni desear. Entre ellas está incluida la esposa (que no ocupa el primer lugar): «No desearás la casa de tu prójimo, ni su mujer, ni su buey, ni su asno, ni ninguna otra cosa suya» (Ex 20,17).

Y los judíos piadosos rezan cada mañana: «Te doy gracias, Señor, porque no me has hecho gentil, ni esclavo, ni mujer». La tradición judía afirma: «Maldito el hombre que enseñe a una mujer» y «Mejor entregar la Ley a las llamas a permitir que la toque una mujer».

La situación no era muy diferente de la que hoy se puede ver en algunos países musulmanes: sin poder decidir por sí misma ni aun salir de casa, si no es en compañía de un varón; sin permiso para hacer transacciones económicas ni para hablar con desconocidos.

Jesús, sin embargo, las trató como a seres humanos, respetándolas, acogiéndolas entre sus discípulos, enseñándoles, liberándolas. Hizo con ellas lo mismo que con los leprosos, los pecadores, los niños... en definitiva, con todos los débiles, los que no cuentan. En el evangelio no se idealiza a las mujeres, pero tampoco se las subordina a los varones. No hay distinción de personas a causa del sexo.

Jesús cura y enseña a las mujeres igual que a los varones y, al hacerlo, las presenta como símbolo de fe en el mundo judío (Mc 5,21-43) y en el pagano (Mc 7,24-30). Las mujeres son verdaderas discípulas. Sirven (Mc 1,29-31) y al hacerlo ofrecen lo que tienen, hasta su propia vida (Mc 12,41-44), ungiendo a Jesús para su entrega (Mc 14,3-9), formando parte de su evangelio.

Hermanos y hermanas integran por igual la nueva familia de Jesús (Mc 3,31-35; 10,28-30), con prioridad –si debiera haberla– para las mujeres, pues en ambos casos se incluye en la Iglesia a los hermanos y hermanas y a las madres, pero no la figura de los padres (ya que solo Dios es Padre).

Esposo y esposa son iguales y tienen los mismos derechos en el matrimonio (Mc 10,1-12; 12,18-27). No es la mujer la tentadora, culpable de los pecados del varón, es él el que peca si se deja llevar de la lujuria: «El que mira con lascivia a una mujer, ya ha cometido adulterio en su corazón» (Mt 5,28-29).

Ellas siguen de cerca a Jesús, están junto a la cruz y en el entierro y son las que descubren el sepulcro vacío, como culminación histórica del discipulado. Llegan donde nadie ha llegado, se mantienen donde todos han caído. A pesar de que su testimonio no tenía validez en un juicio (se puede recordar el caso de Susana en el libro de Daniel, acusada sin posibilidad de defenderse), o precisamente por ello, Jesús las eligió como primeras anunciadoras de su resurrección.

Por eso, aunque no sea capaz de sacar todas las consecuencias prácticas, san Pablo llega a afirmar que, entre los cristianos, «…ya no hay distinción entre judíos y gentiles, esclavos y libres, hombres y mujeres, porque todos sois uno en Cristo Jesús» (Gal 3,28).

4 comentarios:

  1. ¡CUANTAS Y CUÁNTAS VECES´DESDE MI ADOLESCENCIA LE HE DICHO A XTO QUE QUIERO SER SU CASA DE BETANIA!
    PERO NO ES LA MÍA UNA MORADA BIEN PREPARADA PARA EL,DONDE PUEDA DESCANSAR.
    SIGO DESEÁNDOLO,AUNQUE NO CON UN QUERER FUERTE DE LA VOLUNTAD.QUÉ POCO FÁCIL ME PARECE LO QUE NOS PRESENTA COMO ALGO POSIBLE EN ESTE CAMINO DE LA VIDA.GRACIAS POR LAS "PÍLDORAS"DE CADA MAÑANA

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡ SÉ ..! ¡ DIOS SABE MUY BIEN ... QUE YO LO SÉ ... ! ¡ QUE PARA

    MI BIEN ÉL ME LO HA HECHO SABER ,,,... QUE NO MEREZCO EL

    AMOR ETERNO INFINITO QUE ME HA DADO ... ME DA ... Y ME DARÁ ...

    TODAVÍA MÁS ...!!!!! ¡¡¡ OH DIOS MÍO ! ¡ CREADOR MÍO ... ! ¡ AMADOR

    MÍO ...!!! ¡¡¡ ENTRE INFINITAS MISERICORDIAS D E TU AMOR ...!

    RECUERDO ... CREO QUE FUE LA PRIMERA CARTA DE UN MUY

    SANTO OBISPO ... QUE DESPUÉS D E UNOS AÑOS DE CONOCERLO ...

    FUE NOMBRADO ARZOBISPO POR NUESTRO PAPA SAN JUAN PABLO

    II EL MAGNO ... Y ESTE ARSOBISPO MUY SANTO DE DIOS ...ERA MY HUMILDE Y LLENO DE LA SABIDURÍA DE DIOS HASTA SU ÚLTIMO

    SUSPIRO ...!!! PUES ... ME ESCRIBIÓ EN ESA CARTA ... : " CRÉAME ,

    ALBA , QUE CON SUS ESCRITOS COMO CON SUS POEMAS ,,, SON

    UN VERDADERO OASIS PARA MÍ ... SUS PÁGINAS SE CONSTITUYEN

    EN MI BETANIA , COMO LA VIEJA BETANIA DE JESÚS ... DONDE JESÚS
    ENCONTRABA SOLAZ COMPRENSIÓN Y DESCANSO ... " NO CONTINÚO PORQUE SÉ BIEN QUE NO MEREZCO ...TAN DULCES MISERICORDIAS DE MI MAJESTAD ... DIOS TODOPODEROSO ... ¡ PADRE ETERNO ...DUCÌSIMO DIOS AMOR ... PERO HE SENTÍDO HONDAMENTE QUE RECORDÁNDOLO EN ÉSTE DÍA TAN ESPECIAL ... CON SUS ESCRITOS TAN LLENOS DE DIOS ... MOSTRAR LA HUMILDAD INFINITA PARA ESTA NADA NADITA ... DE ESTE OTRO CRISTO DE DIOS ...EN ESTE DÍA TAN ESPECIAL QUE EN FORMAS DIVERSAS DIOS SE ME HA REGALADO TODAVÍA MÁS ...!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. COMO MUJER SIEMPRE ME HE SENTIDO PEQUEÑA PERO ESO NUNCA ME HA PREOCUPADO PERO QUE MALTRATEN ALA MUJER Y QUE NO LA VALOREN ESO NO
    DIOS CREO AL HOMBRE Y A LA MUJER Y QUISO QUE EL HOMBRE NACIERA DE LA MUJER Y SI VIVE EL HOMBRE ES POR EL AMOR QUE LE TIENE ANTES DE NACER Ana Maria

    ResponderEliminar
  4. Las mujeres fueron y han sido portadoras del mensaje de Jesus al igual que los hombres. Se les ha hecho más dificil el camino, porque les ha tocado luchar en medio de las fuerzas masculinas. Aún así, su valor y su fuerza en medio de Cristianismo ha sido incalculable, aunque con un matiz diferente, pero igualmente divino.

    ResponderEliminar