Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 29 de julio de 2012

Cinco panes y dos peces

Durante el presente ciclo litúrgico, cada domingo leemos un texto del evangelio según san Marcos. Pero como es el más corto de los cuatro (solo tiene 16 capitulos) no da de sí para todo el año, por lo que a partir de hoy y durante algunos domingos leeremos en el evangelio de san Juan la narración de la multiplicación de los panes y el discurso del pan de la vida, que Jesús tuvo en la sinagoga de Cafarnaún.

Jesús pide a los discípulos que den de comer a la multitud, pero ellos le dicen que no tienen suficiente para tanta gente. Todo lo que han podido reunir son cinco panes y dos peces, que ha aportado un muchacho. Lo importante no es la cantidad que reúnen los discípulos, sino que pongan todo lo que tienen en las manos de Jesús. Él hace el resto.

Hoy sucede lo mismo. A nuestro alrededor se multiplican las necesidades y parece que Jesús nos pide algo que va más allá de nuestras fuerzas. Si ponemos en sus manos lo que tenemos y lo que somos, Él hará todo lo demás.

Señor Jesús, acepta mis cinco panes y mis dos peces. Los pongo en tu mano, con la confianza de que tú puedes hacer maravillas con mi pobreza.

(La foto es del mosaico paleocristiano de Tabgha, el lugar de la multiplicación de los panes y los peces, cerca del monte de las bienaventuranzas y de Cafarnaún).

2 comentarios:

  1. Carissimo Padre Eduardo
    ti auguro un'estate serena e riposante.
    Per favore mi mandi il tuo indirizzo email: grazie!
    Un abbraccio fraterno
    franco de carlo

    Ti lascio il mio:

    francodecarlo1969@gmail.com

    ResponderEliminar
  2. ¡¡¡ AMÉN... ! ¡ AMÉN...! ¡ AMÉN...!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar