Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 7 de septiembre de 2013

Oración por la paz en Siria y en el mundo entero


El papa Francisco nos ha convocado hoy a todos los católicos para una jornada "de ayuno y de oración por la paz en Siria, en Oriente Medio y en el mundo entero". Ha invitado también a unirse a esta iniciativa, de la manera que consideren más oportuno, "a los hermanos cristianos no católicos, a los que pertenecen a otras religiones y a los hombres de buena voluntad".

Al comunicar esta decisión, afirmó: "Queridos hermanos y hermanas, quisiera hacerme intérprete del grito que, con creciente angustia, se levanta en todas las partes de la tierra, en todos los pueblos, en cada corazón, en la única gran familia que es la humanidad: ¡el grito de la paz! Es el grito que dice con fuerza: Queremos un mundo de paz, queremos ser hombres y mujeres de paz, queremos que en nuestra sociedad, desgarrada por divisiones y conflictos, estalle la paz; ¡nunca más la guerra! ¡Nunca más la guerra! La paz es un don demasiado precioso, que tiene que ser promovido y tutelado". Aquí pueden ver el mensaje completo.

La vigilia de oración que se tendrá en el Vaticano comenzará a las 7 de la tarde con el canto del Veni Creator, pidiendo al Espíritu Santo que ilumine los corazones de los gobernantes para que trabajen por la paz. Seguirá una procesión con un icono de la Virgen María y el rezo del rosario. En cada misterio se leerá un texto del evangelio y una poesía de santa Teresita. Después el papa tendrá una reflexión. Más tarde comenzará un momento de adoración eucarística, con lecturas y oraciones y la participación especial de familias de Siria, Egipto, Tierra Santa, Estados Unidos y Rusia.

Yo participaré en una vigilia que hemos preparado en la iglesia de las carmelitas descalzas de Alquerías del Niño Perdido, en la que Beatriz del Amado nos acompañará con sus cantos.



En el video de arriba los jóvenes oran a Dios cantando Dona nobis pacem, "danos la paz. En el de abajo hay una versión de la oración franciscana por la paz (aunque el texto no sea de san Francisco, sino muy posterior).




¡Señor, haz de mí un instrumento de tu paz!
Que allí donde haya odio, ponga yo amor;
donde haya ofensa, ponga yo perdón;
donde haya discordia, ponga yo unión;
donde haya error, ponga yo verdad;
donde haya duda, ponga yo fe;
donde haya desesperación, ponga yo esperanza;
donde haya tinieblas, ponga yo luz;
donde haya tristeza, ponga yo alegría.

¡Oh, Maestro!, que no busque yo tanto
ser consolado como consolar;
ser comprendido, como comprender;
ser amado, como amar.

Porque dando es como se recibe;
olvidando, como se encuentra;
perdonando, como se es perdonado;
muriendo, como se resucita a la vida eterna.

1 comentario:

  1. Haz de mi un istrumento de tu PAZ AL MUNDO LE FALTA NUESTRO GRANITO DE PAZ Lo que nosotros no
    haremos nadie lo hara por nosotros Orar esta al alcance de todos y nadie nos lo puede impedir
    Ana Maria

    ResponderEliminar