Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 27 de septiembre de 2012

Contexto histórico de santa Teresita

 
Santa Teresa de Lisieux es la doctora de la Iglesia más joven y la más cercana en el tiempo a nosotros. Su Historia de un alma es el libro más traducido y editado de toda la historia de la humanidad, después de la Biblia. Ha sido la Santa más citada por los Papas del s. XX y una de las que más han influido en la evolución de la Teología. Vivió una época especialmente convulsa y difícil. La organización social del antiguo régimen de Cristiandad, que había comenzado a romperse con la revolución francesa, llegaba definitivamente a su fin. La sociedad continuaba siendo mayoritariamente campesina y oficialmente católica, aunque la numerosa emigración hacia las ciudades y el afianzarse de la revolución industrial, estaba cambiando rápidamente las estructuras sociales y los hábitos religiosos.

Al nacer Teresa Martin, Francia seguía siendo la “Hija Predilecta de la Iglesia” en todos los documentos papales. La mitad de las escuelas del país estaban regentadas por religiosos. La Iglesia poseía, además, unos 4.000 centros asistenciales, entre hospitales, orfanatos, asilos de ancianos y otras obras de beneficencia. También gestionaba numerosos periódicos y editoriales. Sin embargo, las sucesivas leyes anticlericales y laicistas de la III República cambiaron rápidamente la situación: se suprime la obligación del descanso dominical, se aprueba el divorcio, se prohíbe enterrar fuera de los cementerios civiles, se disuelven congregaciones religiosas, se cierran conventos, se impone una escuela gratuita, obligatoria y laica, excluyendo a los religiosos de la formación de niños y jóvenes (en pocos años se clausuraron más de 10.000 centros católicos)... llegando a su máxima radicalización en 1905, con la ruptura del concordato entre Francia y la Santa Sede y la proclamación de la laicidad del Estado. Por otro lado, la Iglesia también sufre dificultades y persecuciones en otros países del entorno. Especialmente significativa es la situación de Italia: En 1870, los Estados Pontificios son anexionados definitivamente en la nueva nación italiana, que establece su capital en Roma. Desde entonces y hasta la solución del “problema romano” en 1927, el Papa se considerará prisionero en el Vaticano.

Ante tantas dificultades y persecuciones, muchos abandonan la fe. Disminuyen los bautizos, matrimonios y funerales religiosos, así como la práctica dominical y el número de vocaciones consagradas. Los que permanecen en la Iglesia, por el contrario, lo hacen de una manera convencida, por lo que refuerzan sus signos de identidad. En estos años se multiplican las peregrinaciones de católicos a Roma y a los santuarios marianos, se hace más exigente la preparación para recibir los sacramentos, se generaliza la lectura de la Biblia, de las vidas de Santos y de libros de devoción, se promueven los retiros espirituales y las misiones populares, etc. Especialmente, cinco van a ser las columnas que mantienen el edificio espiritual de la época:

1. La devoción al Sagrado Corazón, subrayando que se encuentra herido por nuestros pecados y que un día nos llamará a juicio. Se acompaña por una espiritualidad de sacrificio, inmolación y reparación por los pecadores, especialmente por los desmanes del gobierno contra la Iglesia. Se erige la “Asociación reparadora de la blasfemia y de la violación del domingo”.

2. La piedad eucarística se interpreta en esta línea, por lo que se crean numerosas asociaciones para el culto de la Eucaristía fuera de la Misa, especialmente “para reparar los ultrajes que se hacen a Dios y a nuestra Santa Religión”. Sin embargo la Comunión se recibe con poca frecuencia, por miedo a caer en el sacrilegio, si no se está suficientemente preparados.

3. La devoción a la Virgen María crece con las numerosas apariciones de la época en territorio francés (la Medalla Milagrosa, Nuestra Señora de las Victorias, La Salette, Lourdes y Pontmain). Todas ellas hablan del sufrimiento que le causan los pecados de los hombres e invitan a la oración y al sacrificio. Las peregrinaciones se organizan como ejercicios colectivos de penitencia.

4. El amor a la Iglesia se identifica con la devoción al Papa y el esfuerzo para que puedan volver a establecerse los Estados Pontificios. De hecho, se forman ejércitos de voluntarios franceses que van a luchar contra las tropas italianas.

5. El espíritu misionero se desarrolla como nunca antes en la historia de la Iglesia francesa. En las colonias de África y de Asia se impone a los considerados “salvajes” el idioma y la cultura de Francia; y se considera el cristianismo como la máxima expresión de dicha cultura.

Otras devociones como la Santa Faz, la Preciosa Sangre de Cristo, los Ángeles y algunos Santos alcanzan también cierta importancia, aunque no tanta como las anteriormente nombradas. Santa Teresita participará de la mentalidad de su época y también construirá su vida y su espiritualidad sobre estas columnas, pero a cada una de ellas dará su enfoque personal, renovándolas por completo y llenándolas de un sentido más evangélico, lo que llevó al Papa Pío XI a hablar de la “sorprendente novedad de su doctrina”. Ella misma era consciente de la novedad de sus propuestas y del bien que harían en la Iglesia. Sirva de ejemplo la carta 122 a Celina: “Rézale mucho al Sagrado Corazón. Tú bien sabes que yo no veo al Sagrado corazón como todo el mundo”. 


Los próximos días, hasta su fiesta, profundizaremos en su mensaje.

3 comentarios:

  1. No me extraña que la declararan doctora de la Iglesia. Supo transmitir lo esencial del cristianismo con palabras sencillas y comprensibles para todos. A mí me ayudan mucho sus escritos. E.N.

    ResponderEliminar
  2. Hermano, gracias y bendiciones por mantenernos en contacto con los santos nuestros y mostrar interés hacia ellos. Hay que promover las realidades valiosas y ponerlas a circular por todos los medios. Si los mensajes negativos llegan a todas partes, ¿por qué no hacer lo mismo y con mayor promoción con las cosas que tienen valor? Que Teresita interceda ante el Padre por ti y por todo lo que haces, ofreciéndote los medios y la salud para continuar esta gran tarea. Dios te colme de bendiciones. P. Luciano.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué grande es esta "pequeña" santa! Supo hacer sencillo lo difícil y cercano lo inaccesible. Santa Teresita, ruega por nosotros.

    ResponderEliminar