Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 15 de septiembre de 2013

Las parábolas de la misericordia


En el evangelio de hoy se leen las llamadas "parábolas de la misericordia" (Lc 15,1-32) que solo recoge el evangelista san Lucas: el pastor que busca la oveja perdida, la mujer que busca la moneda perdida, y el padre que espera el regreso del hijo pródigo (icono de arriba). Las tres escenas terminan con sus protagonistas haciendo fiesta.

En sus parábolas, Jesús enseña cómo es Dios. Ante todo, es bueno y cuida de los seres que ha creado: de las aves, de los lirios y de los hombres (Mt 6,25-30; Lc 12,22-28). Ama a todos, a los buenos y a los malos, a los justos y a los injustos (Mt 5,45; Lc 6,35). Se interesa por nuestras cosas, conoce hasta el número de nuestros cabellos (Mt 10,30; Lc 12,7). Tiene paciencia con los pecadores y sale a su encuentro (Lc 15). Siembra generosamente la Palabra, también sobre los caminos y las zarzas, para dar a todos una oportunidad de salvación (Mc 4,3-20; Mt 13,1-23; Lc 8,4-15).

Es hermoso saber que somos importantes para Dios, que nos busca como el pastor a la oveja extraviada o como la mujer a la moneda perdida, que siempre espera que nos volvamos a Él, como el padre del hijo pródigo.

Dejémonos encontrar y abrazar por Él. No alarguemos más el momento del abrazo y de la fiesta.

3 comentarios:

  1. QUE GRANDE ES EL AMOR DE DIOS AUNQUE TODOS NOS ABANDONARAN EL NUNCA NOS ABANDONARIA ANA MARIA

    ResponderEliminar
  2. Necesito saber como diferenciar exactamente si es una parábola de al misericordia y del reino

    ResponderEliminar
  3. Todas las parábolas hablan del "reino de Dios", que es su misericordia en acción. Por lo tanto, todas las parábolas son de la "misericordia", aunque se aplique ese nombre de manera más concreto a estas tres.

    ResponderEliminar