Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 8 de septiembre de 2012

Poesía a la Natividad de la Virgen (2)

El cuadro de Andrés López (s. XVIII) representa el nacimiento de la Virgen María. Ayer publiqué siete poemas de Lope de Vega para la fiesta de hoy. En esta entrada añado otro de Alberto Lista (1775-1848). No es sencillo, pero merece la pena hacer el esfuerzo de leer textos difíciles para conocer otras maneras de expresarse, aunque ya no se usen. Recuerdo que "Uriel" es el nombre de uno de los siete arcángeles, que se traduce por "ángel de luz", por lo que se dice que gobierna el día y tiene su trono en el sol. Se decía que las "regiones empíreas" eran "los cielos de los cielos", la morada de Dios y de los ángeles. La palabra "ledo", que aparece al final, significa "feliz", "alegre".


Cuando amanece al angustiado mundo
la sacrosanta Virgen,
de la mancha primera preservada,
detiene absorta la celeste esfera
su raudo movimiento,
y retiembla de gozo el firmamento.

Júbilo nuevo en las etéreas cumbres
el angélico bando
siente añadirse a su placer eterno:
Yavé depone el rayo vengativo;
y la inocencia amada
brilla otra vez del hombre en la morada.

Entonces Uriel, a quien fue dado
el gobierno del día,
y en el ardiente sol fijó su trono,
esparciendo su voz por cuanto alumbra
el flamígero vuelo,
así cantó el placer de tierra y cielo:

«¿Quién es esta, que sube vencedora
del seno de la nada
a ilustrar las mansiones de la vida?
La plateada luna no es más bella
entre el coro estrellado,
ni el sol más puro en el cenit rosado.»

«¡Cómo nuevo verdor y vida nueva
recobran las montañas,
do a ser delicia de la tierra nace!
Júbilo, Nazaret: salud, Carmelo:
de Jericó la rosa
ya florece en tu suelo más hermosa.»

«¡Cuánto pavor infunde su semblante,
del ángel dulce encanto,
a la hueste infernal de las tinieblas!
¿Oís, oís cuál brama enfurecido
el orgulloso bando?
¿cuál sus puertas se cierran restrallando?»

«No más terrible intrépida falange
al débil enemigo
marcha para el combate y la victoria.
Triunfa, hermosa mujer: el Dios potente
su rayo te confía,
y su terror ante tu faz envía.»

«¿Quién cómo tú, gran Dios? Ángeles puros,
altas inteligencias,
bendecid su piedad. ¿No veis cuál mira
la triste tierra con benignos ojos?
¿no veis ya disipado
el ceño, que ocultó su rostro airado?»

«Himno de triunfo al Verbo, al Amor santo
bendición sempiterna.
Mortales, respirad, que ya fenece
el largo cautiverio: el sol divino
ya seguirá a la aurora,
cuyo esplendor vuestras mansiones dora.»

«Ángeles ensalzadla. Del Dios sumo
hija, madre y esposa,
y reina vuestra es. ¡Dichoso el día
que nace para el bien de los mortales!
a su belleza y gloria
himnos de amor cantad y de victoria.»

Dijo Uriel, y con el cetro de oro
señala en la alta esfera
el instante feliz. Cánticos nuevos
las empíreas regiones enamoran;
y a su hermosa criatura
ledo sonríe el Padre de la altura.

1 comentario:

  1. ¡ PAQDRE EDUARDO SANZ DE MIGUEL...! MUY BENDITO ...!!!

    ¡¡¡ BENDITÍSIMA FIESTA

    DE LA NATIVIDAD DE MARÍA SANTÍSIMA ...!!!!!!!!!!

    ¡¡¡ GRACIAS DE TODO CORAZÓN PÒR COMÀRTIR TANTAS BELLEZAS

    DE ELLA POR DOQUIER ! ¡ DIOS CREÁNDOLA PARA ÉL ..PERO

    TAMBIÉN PARA NOSOTROS Y MUY ESPECIALMENTE PARA

    VOSOTROS LOS SACERDOTES ...!!! ¡AMÉN ...!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!





    ResponderEliminar