Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 29 de septiembre de 2013

Lázaro y Epulón


Al hablar del rico Epulón que banqueteaba mientras el pobre Lázaro pasaba hambre no debemos pensar en "los otros", que son egoístas e insolidarios, sino que cada uno tiene que hacer examen de conciencia. Todos estamos llamados a compartir nuestros bienes, nuestro tiempo y nuestras capacidades con los demás, porque lo que no se da, se pierde. 

Es terrible constatar que unos pocos ricos son cada vez más ricos y que la mayoría de los pobres son cada vez más pobres. Hay una brecha entre los muy ricos y los muy pobres que no consigue llenar la clase media (en muchos lugares cada vez menos numerosa).

El filósofo Rousseau decía que se debería evitar una sociedad en la que un hombre sea tan pobre como para tener que venderse y otro tan rico como para poder comprarlo.


Quizás los lectores de este blog no seamos tan pobres como para tener que vendernos ni tan ricos como para comprar a otros seres humanos con dinero, pero todos estamos llamados a ser sensibles ante los sufrimientos de los hermanos y a hacer algo para aliviarlos. Unos más y otros menos, según las posibilidades de cada uno, pero todos podemos hacer algo.

Quien quiera profundizar en el tema, que lea la entrada del domingo pasado, que tenía varias citas interesantes de padres de la Iglesia y de los últimos papas: "No podéis servir a Dios y al dinero".

5 comentarios:

  1. Señor, que yo no sea racana con los bienes que pones a mi disposicion. Dame un corazon generoso para sanber compartir con los demas, Amen, Fina,

    ResponderEliminar
  2. Estos temas,siempre me cuestionan. ¿Cuánto más puedo dar,tanto material como
    espiritualmente ?.Siempre puede ser demasiado poco. Señor,quiero poner a tu
    disposición un corazón libre y generoso.CREA EN MI UN CORAZÓN NUEVO.

    ResponderEliminar
  3. Señor enséñame a ser generosa con los bienes materiales, no soy suficiente en estos tiempos tan difíciles, pero también espiritualmente

    ResponderEliminar
  4. Señor dame luz para saber en cada momento que puedo hacer por los demas Ami me cuesta mas darme Ana Maria

    ResponderEliminar
  5. Es incteible , como este Evangelio retrata exactamente la realidad chilena , que maravilloso sería que este conglomerado , la alta elite chilena ,tomara conciencia de esta realiadad ,rogare a Dios , por que esto suceda !!!!

    ResponderEliminar