Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 14 de abril de 2018

El Antiguo Testamento nos ayuda a comprender el misterio de Cristo


En el evangelio del tercer domingo de Pascua (ciclo "b") se nos recuerdan estas palabras de Jesús resucitado: «Esto es lo que os dije mientras estaba con vosotros: que era necesario que se cumpliera todo lo escrito en la ley de Moisés y en los Profetas y Salmos acerca de mí» (Lc 24,44).

Jesús explica a la Iglesia lo que ella misma debe hacer a partir de entonces. En los Hechos de los apóstoles vemos que los discípulos interpretan lo que sucedió a Jesús a la luz de las Escrituras. 

Felipe, por ejemplo, al encontrarse con el eunuco etíope que leía a Isaías, «comenzando por aquel paso de la Escritura, le explicó todo lo que se refería a Jesús» (Hch 8,26-40). Después de bautizarle, Felipe desapareció, el eunuco no lo vio más y continuó su camino lleno de alegría (cf. Hch 8,39). Igual que les había sucedido a los discípulos de Emaús. 

El paralelismo le sirve a Lucas para explicar que la Iglesia solo tiene que hacer lo que hizo Jesús: interpretar su misterio a la luz de las Escrituras. 

Cuando san Pablo afirma que Jesús murió y resucitó «según las Escrituras», dice que lo hizo cumpliendo un proyecto de Dios. Esta es la fe de la Iglesia, que se ha recogido en el credo.

Toda la vida de Jesús fue una continua obediencia a la voluntad del Padre, manifestada en la Escritura. Él nos pide que cada día oremos al Padre diciendo: «Hágase tu voluntad». Para conocerla hemos de amar la Escritura, leerla, escucharla, conservarla en el corazón, orarla. 

Si la desconocemos no podemos comprender lo que nos sucede, no podemos interpretar los signos de los tiempos, juzgaremos solo con criterios humanos. 

Lucas recuerda que Jesús había dicho: «Poned atención a cómo escucháis» (8,18) y también «Mi madre y mis hermanos son los que escuchan la Palabra de Dios» (8,21). 

Jesús prometió a los creyentes que estaría con ellos todos los días hasta el fin del mundo. Aunque Lucas sabe que, desde la ascensión, Jesús está junto al Padre, recuerda que él se hace presente en su Iglesia cuando se anuncia su palabra y se celebran los sacramentos. Ahora no le vemos, pero creemos en él por el testimonio de la Escritura.

Sigamos creciendo en el conocimiento de la Biblia para comprender mejor el misterio de Cristo.

1 comentario:

  1. QUÈ BUENA IDEA PARA PODER ACCEDER A TU BLOG ¡¡¡ , ESTUDIAR, MEDITAR CADA PALABRA, CADA FRASE, COMO BIEN DICES, PARA COMPRENDER MEJOR EL MISTERIO DE CRISTO. HACE DÌAS NO PUEDE ACCEDER A LAS PUBLICACIONES DE TANTOS CONTACTOS, PERO PARA DIOS NO HAY IMPOSIBLES¡¡¡ COMO EN`ÉSTE CASO, QUE TÙ AVISAS HACER CLIC EN LA IMAGEN Y LISTO ¡¡¡BIEN INSPIRADO POR DIOS MI TESORO DE AMIGO DEL ALMA ¡¡¡ FUERTE ABRAZO HECHO ORACION, DESDE MONTEVIDEO URUGUAY. IRENE ELENA. UNIDOS EN EL AMOR DE JESUS ¡¡¡¡

    ResponderEliminar