Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 23 de abril de 2022

El encuentro con Cristo resucitado cada domingo


El evangelio del segundo domingo de Pascua habla de la aparición de Jesús a Tomás y a los otros discípulos "a los ocho días" de la Pascua. 

El primer día de la semana los discípulos tuvieron el gozo de que Jesús resucitado salió a su encuentro. Lo mismo sucedió ocho días después. Siempre en domingo. Hoy, como entonces, Jesús resucitado viene a nuestro encuentro cada domingo y nos invita a ser personas de fe.

De hecho, varias veces durante la misa decimos: "El Señor esté con vosotros". Esta es nuestra certeza: que él nos visita. Y este es nuestro deseo: que nunca deje de hacerlo.

En evangelio añade que "los discípulos se llenaron de alegría al ver al Señor". Lo mismo nos sucede a nosotros. Del encuentro con Cristo resucitado brota la verdadera alegría, que el mundo no conoce ni puede dar, pero tampoco puede quitar.

El domingo, Pascua semanal, Cristo resucitado viene a nuestro encuentro, se hace presente en nuestras vidas con su palabra y sus sacramentos, nos ofrece su perdón, su paz, su alegría y su bendición. ¡Bendito sea por siempre el que tanto nos ama! Amén.

No hay comentarios:

Publicar un comentario