Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

viernes, 23 de mayo de 2014

Salmo 150: invitación a la alabanza


El salmo 150 (el último del Salterio) invita a alabar a Dios con cantos, bailes e instrumentos musicales: tambores, frautas, trompetas, cítaras, platillos... Pueden consultar un comentario mío al salmo aquí. Lucca della Robbia (1400-1482) hizo un comentario en mármol: el magnífico púlpito para los cantores de la catedral de Florencia que pueden ver arriba y que ahora les muestro en detalle.

 Alaben al Señor con cantos (1)

 Alaben al Señor con cantos (2)

 Alaben al señor con danzas

Alaben al Señor con instrumentos musicales

 Alaben al Señor con cítaras

 Alaben al Señor con flautas

 Alaben al Señor con trompas

 Alaben al Señor con tambores

Alaben al Señor con platillos vibrantes

8 comentarios:

  1. Señor, yo quiero alabarte con todos los medios a mi alcance, pero sobre todo quiero alabarte con mi forma de vida, me gustaria que todo lo que hago fuera una alabanza para ti, pero no sè si bastarà con mi deseo, por que no siempre lo consigo.Fina.

    ResponderEliminar
  2. Es impresionante ver estas representaciones de niños y jóvenes tocando instrumentos y bailando en la Iglesia. Si nos lo pide la Biblia y hay testimonios artísticos como este de que en el pasado se hacía, ¿por qué hemos permitido que el culto se convirtiera en algo triste? No siempre es así, pero muchas veces nuestras celebraciones dejan mucho que desear. Paolo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los carismáticos alaban en voz alta y baja, cantan, danzan, elevan las manos al cielo y como las águilas

      Eliminar
  3. Creo que hay muchos tesoros ocultos en los rincones de nuestras iglesias y catedrales que pasan desapercibidos para casi todo el mundo porque nadie nos los explica, pero que cuando nos los descubren nos quedamos admirados. Gracias P. Eduardo por este detalle. José Mª Celdrán.

    ResponderEliminar
  4. Gracias P.Eduardo, La Duomo de Florencia Santa María de la fiore es una maravilla, con la cúpula bellísima y las pinturas del juicio final, el campanarío que parece querer tocar el cielo...Toda entera es una alabanza del hombre a Dios. Queremos alabar a Dios con nuestra vida, con todo lo bello que Él nos regala. Feliz día
    Javier y Conchita

    ResponderEliminar
  5. Gracias Señor por tanta belleza! Te alabamos, te bendecimos y te damos gracias por expresiones artísticas como estas que nos alegran y sorprenden. Protege a todos aquellos que trabajan con sus manos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Padre Eduardo por todo lo que nos enseñas, mi alma está sedienta de aprender y dar gracias al Señor por todas las maravillas que tenemos a nuestro alrededor.GRACIAS

    ResponderEliminar
  7. Preciosas las imágenes. Y, el comentario que haces al salmo, de lectura obligatoria. Muy esclarecedor.

    ResponderEliminar