Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

jueves, 25 de enero de 2018

Hermana Felicia, Chiquitunga


La hermana Felicia de Jesús Sacramentado nació en Villarrica (Paraguay) en 1925 y murió en Asunción en 1959, con 34 años. En familia la llamaban Chiquitunga.

Con 16 años entró en la Acción católica y se consagró a dar catequesis a niños y, más tarde, a jóvenes universitarios, así como a prestar distintos servicios a los pobres, enfermos y ancianos. Por entonces escribió:

“Nunca pensé que sería tan feliz llevando consuelo a los necesitados. Mi único deseo es ser apóstol de Jesús”.

Estudió magisterio y ejerció de maestra, compaginando el trabajo con el apostolado.

Se hace carmelita descalza con 30 años. 4 años después contrae la hepatitis y desarrolló otras enfermedades que la llevaron a la muerte.

Murió el domingo de Pascua y pidió a sus hermanas que leyeran para ella el Vivo sin vivir en mí de santa Teresa de Jesús.

Ella decía: “Quiero vivir y morir por Jesús. Él es mi vida”.

Escribió algunos poemas en los que dejó reflejada su vida espiritual. Veamos uno:

Dejadme, que voy de prisa,
tengo cita con mi Amado,
que, si llego tarde a su lado,
ya en sus labios no brilla la risa.

Dejadme, que voy apurada
que estoy loca por llegar,
que no sea que el lugar
encuentre por otra ocupada.

Tengo que llegar ahora,
para sentarme a su mesa,
donde en vez de la cerveza
su sangre pura me ofrece;

y donde como manjar
ofrece a su ingrata amada
su cuerpo ya traspasado
de amor, de dolor y de paz.

Dejadme, que voy de prisa,
tengo cita con mi Amado;
dejadme, que voy apurada,
tengo prisa por llegar.

4 comentarios:

  1. Que hermosura! Gloria al Señor
    Que intrrvefa por nosotros

    ResponderEliminar
  2. Muy bello. Quisiera poder sentir el mismo deseo de ella por Nuestro Señor Jesucristo.

    ResponderEliminar
  3. Abrumada...podrian publicarlo.gracias

    ResponderEliminar
  4. Hermosa vida un testimonio de amor para tantas jóvenes q se qda en cosas vanas, ella eligió la mejor parte.

    ResponderEliminar