Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

sábado, 23 de noviembre de 2013

Creo en Dios, fuente inagotable de vida


Estamos a punto de clausurar el año de la fe. Como preparación, les propongo la lectura de este hermoso "Credo". Más adelante coloco tres videos para que puedan escucharlo declamado con mucha sensibilidad.

Creo en Dios, fuente inagotable de vida,
comunidad que vive y nos llama a vivir
en comunión infinita de amor.
Creo en Dios que, con amor de Padre y Madre,
engendra y da luz a este mundo,
lo amamanta, lo protege, lo educa y lo renueva constantemente.


Creo en Jesús de Nazareth, 
el primero de los últimos y el último de los primeros,
expresión plena de la humanidad de Dios. 

Creo en el Espíritu Santo, 
matriz ecuménica 
presente donde quiera que la vida está fluyendo.
Creo en el ser humano como proyecto inacabado de Dios,
pero predestinado a convertirse 
en su verdadera imagen y semejanza. 

Creo que la historia es el registro 
de la relación dialógica entre Dios y los seres humanos:
un diálogo plenamente libre y totalmente abierto al futuro. 

Creo en el reino de Dios 
como realidad plenificante, aunque todavía no plena,
y como utopía que alimenta nuestra esperanza
y moviliza y orienta nuestra práctica de fe.


Creo en la iglesia como pregón de ese reino.
Creo en ella como avanzada del Pueblo de Dios
llamada, como "sal de la tierra" y "luz del mundo",
a darle sabor y sentido a la existencia de éste.


Creo en la vida después de la muerte
como el reencuentro gozoso 
de todas las criaturas con el Creador
en la fiesta final y eterna del Universo.
En eso creo. Amén.




1 comentario:

  1. Gracias por este precioso Credo. Yo también creo en Dios que tiene amor de Padre y Madre y en Jesús, que voluntariamente se ha hecho el último y nos da su Espíritu. Paolo

    ResponderEliminar