Reflexiones diarias sobre argumentos de espiritualidad y vida carmelitana, con incursiones en el mundo del arte y de la cultura

domingo, 11 de mayo de 2014

Jesús es el Buen Pastor


En varias ocasiones he dedicado entradas a comentar de una manera u otra la fiesta de Hoy. Presentación general: "Domingo del Buen Pastor"; sobre el evangelio: "Mis ovejas escuchan mi voz", explicación de los términos que usa san Juan: "Jesús, pastor bueno y hermoso", video con comentario al salmo del Buen Pastor, comentario al poema "el Pastorcico" de san Juan de la Cruz, canto "el Buen Pastor" de Brotes de Olivo. Hoy les propongo un poema de Luis de Góngora y Argote (1561-1627).


Oveja perdida, ven
obre mis hombros; que hoy
no sólo tu pastor soy,
sino tu pasto también.


Por descubrirte mejor
cuando balabas perdida,
dejé en un árbol la vida,
donde me subió el amor;
si prendas quieres mayor,
mis obras hoy te la den.

Oveja perdida, ven
sobre mis hombros; que hoy
no sólo tu pastor soy,
sino tu pasto también.


Pasto al fin tuyo hecho,
¿cuál dará mayor asombro,
el traerte yo en el hombro,
o traerme tú en el pecho?
Prendas son de amor estrecho,
que aún los más ciegos las ven.

Oveja perdida, ven
sobre mis hombros; que hoy
no sólo tu pastor soy,
sino tu pasto también.

3 comentarios:

  1. Gracias por recordarme este poema.
    En el colegio lo cantábamos cuando yo era pequeña, pero con una música tan horrible que nunca reparé demasiado en la letra. Hoy, al leerlo de nuevo, puedo apreciarlo y disfrutarlo.
    Nos has puesto otro de los grandes. En la segunda estrofa, da la sensación de que Góngora había leído el poema de San Juan de la Cruz que recoges en otra entrada de tu blog.

    ResponderEliminar
  2. Necesito ya,vivir sobe sus hombros y llevarlo en mi pecho. ¡Cuánto tiempo perdido en
    una vida sin sentido!
    Gracias,padre Eduardo.

    ResponderEliminar
  3. Buen día, me gustaria saber donde puedo encontrar la partitura de esta canción; gracias.

    ResponderEliminar